Uso ancestral y habitual, y maltrato muy discutible

Los naturales de la comarca del Bidasoa rechazan que se abuse de animales

Miércoles, 22 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:10h

elizondo- Esto no es ni de lejos el lanzamiento desde el campanario de la cabra viva de Manganeses de la Polvorosa (Zamora), ni el alanceamiento del toro de la Vega de Tordesillas, y tampoco se puede calificar de “maltrato” en el más estricto sentido de la palabra a ningún animal, y menos aún vivo. La sensibilidad de los llamados animalistas está a flor de piel, lo que es absolutamente aceptable y digno de ser compartido, perduran comportamientos de todo punto denunciables, pero no parece cosa de abrir saco y meter a todos.

Hace una década, una asociación que no tenía ni idea arremetió contra el Orakunde de Baztan, fiesta de niños que de forma incruenta (en seis décadas no se ha visto gota de sangre) cazan un gallo vivo que luego se llevan a casa. Hay gente, en su derecho, que rechaza la acción, si bien no existe a orillas del Bidasoa maltrato (exhibición es otra cosa) a ningún animal en fiesta ninguna. Y bien, lo visto en Ituren y Zubieta es feo, desagradable y criticable, igual que inducir a hacer creer que todos son iguales. - L.M.S.