El Parlamento se interesa por el proceso participativo de Cruzat

Labarga dice que pretende ser un equipamiento cultural, educativo y social

Miércoles, 22 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los parlamentarios posan junto al concejal de Aranzadi Alberto Labarga.

Los parlamentarios posan junto al concejal de Aranzadi Alberto Labarga. (Foto: cedida)

Galería Noticia

Los parlamentarios posan junto al concejal de Aranzadi Alberto Labarga.

pamplona- La comisión de Cultura, Deporte y Juventud del Parlamento visitó ayer el Palacio Redín Cruzat para conocer el proceso participativo dirigido a desarrollar un equipamiento de carácter cultural, educativo y social, “sometido al mayor grado posible de gestión ciudadana”. Así se puso de manifiesto durante la visita realizada, a instancias de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E, a este inmueble del siglo XVII adquirido por el Ayuntamiento de Pamplona en 1983 para, tras su rehabilitación, dar cabida a la Escuela Municipal de Música Joaquín Maya, hasta que su traslado a la calle Moret en 2009 dejó a esta dotación pública sin ningún uso.

La delegación del Parlamento fue recibida por Alberto Labarga, concejal delegado de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Pamplona, y Xabier Errea, técnico de Participación ciudadana. El objeto de la visita, según Miren Aranoa (EH Bildu), fue conocer las distintas dependencias del edificio y los pormenores de la iniciativa Plazara, un proceso participativo de creación colectiva dirigido a definir los usos y la gestión del Palacio Redín como espacio sociocultural, socioeducativo y sociocomunitario.

A continuación, se celebró una reunión en la que Labarga defendió la apuesta del Ayuntamiento por el desarrollo y puesta en marcha de un nuevo centro comunitario en un espacio municipal de primera magnitud que, dada su ubicación, en pleno centro, le confiere una “dimensión de ciudad que trasciende la de proyecto de barrio” al uso. Errea se refirió al proceso participativo que se ha llevado a cabo para concretar el diseño de lo que pretende ser un equipamiento de carácter cultural, educativo y social sometido al “mayor grado posible de gestión ciudadana”, todo ello bajo los principios básicos de “funcionalidad, polivalencia, accesibilidad y sostenibilidad”. En función de las 2.014 aportaciones que, con el concurso de colectivos populares y sociales, técnicos municipales, agentes económicos locales y demás personas interesadas, se han recabado hasta el pasado 21 de enero, el Consistorio deberá dar respuesta a los distintos usos planteados. En estos momentos se encuentran en fase de selección, donde tienen en cuenta los resultados de las 30 entrevistas en profundidad realizadas a nivel técnico, político y ciudadano.

Antes se organizaron once visitas guiadas, a las que acudieron unas 500 personas, y diversas actividades tendentes a facilitar la participación. “Estamos ante un modelo alternativo a los civivox y a los espacios comunitarios, que esperamos sea una realidad el próximo otoño”, indicó. El pasado verano fue sometido a una serie de mejoras en fachadas, cubiertas y lucernarios, estando prevista una segunda fase de remodelación centrada en los espacios interiores, siguiendo criterios de funcionalidad, polivalencia, accesibilidad y sostenibilidad. - D.N.