Intentan robar de la morgue el cuerpo del hermano de Kim Jong-un

Sospechan que un diplómatico norcoreano de Kuala Lumpur pudo participar en el asesinato

Jueves, 23 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- El cadáver de Kim Jong-nam, el hermano del líder norcoreano Kim Jong-un, asesinado la semana pasada en el aeropuerto de Kuala Lumpur (Malasia), ha sido objeto de varios intentos de robo, según reveló el jefe de policía Khalid Abu Bakar. “Sabemos que alguien ha intentado entrar en la morgue del hospital. Hemos tenido que tomar precauciones. No permitiremos que nadie altere la morgue”, aseguró al diario local Malay Mail.

Malasia se ha negado a entregar el cuerpo a los diplomáticos de Corea del Norte en el país, lo que ha enfadado a Pyongyang. El Gobierno malayo insiste en que sigue los protocolos legales, mientras que los norcoreanos les acusan de connivencia con Corea del Sur.

A pesar de las protestas norcoreanas, las autoridades de Malasia han llevado a cabo una autopsia cuyos resultados no han sido concluyentes. De todos modos, la investigación ya ha revelado bastantes detalles de la operación de envenenamiento, sobre todo tras el interrogatorio de los detenidos -dos mujeres, una vietnamita y una indonesia, y un hombre malayo- por su supuesta implicación en el crimen, no se conoce todavía qué tipo de toxina utilizaron.

Los expertos están perplejos ante el hecho de que las mujeres pudiesen rociar el rostro de Kim Jong-nam con una cantidad suficiente como para matarle sin que ellas resultaran afectadas. Esta semana, el jefe de policía, Khalid Abu Bakar, explicó que las mujeres habían recibido instrucción en el manejo de esos químicos. No obstante, cuanto más raro es un veneno, más difícil de identificar es en la autopsia.

Del mismo modo, la policía malaya ha acusado al segundo secretario de la Embajada norcoreana en Kuala Lumpur, Hyon Kwang Song, de haber participado en el asesinato. Otro compatriota suyo, Kim Uk Il, que trabaja en la aerolínea nacional norcoreana, ya fue identificado como sospechoso. “Hemos pedido ayuda a la Embajada de Corea del Norte porque creemos firmemente que los dos siguen en el país”, explicó Abu Bakar. - D.N.