a la contra

Rectificar

jorge nagore - Jueves, 23 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 09:01h

Allá por noviembre, cuando se hizo pública, ya critiqué los modos y maneras de las nueva convocatoria de becas de Educación, un pretendido cambio de rumbo que dejaba con el culo al aire a muchos estudiantes y a sus familias, a los que se les ponía a los pies de los caballos sin una parte crucial de su beca, con la decisión vital ya tomada e iniciada y en condiciones económicas familiares que nada tienen que ver con el tópico de la niña de señorito andaluz que viene a estudiar aquí con lo que le sobra a papá del fin de semana.

Varios meses más tarde, después de que a la idea buena en el fondo, el de ampliar el número de beneficiarios y también el de tratar de fomentar la educación universitaria pública en lugar de la privada, pero pésima en los tiempos, formas y afección a casos concretos le hayan dado hasta hartar con denuncia de los afectados incluida, Educación anunció que deja sin efecto la convocatoria, que se mantendrá como hasta ahora hasta que para próximos cursos se aplique una modalidad con avales que aún no se ha detallado.

Pero, aquellos que se veían directa y gravemente perjudicados, ya no lo serán, algo de lo que hay que alegrarse, porque afortunadamente alguien ahí dentro tiene cordura y ha visto que lo que está mal hecho está mal hecho y punto, vengan las críticas de dónde vengan.

Esto es una novedad importante, más allá de que lógicamente la oposición critique a Educación por organizar semejante berenjenal e introducir de manera estúpida tanta intranquilidad a tantas personas. Digo importante porque, hombre, mejor hubiese sido no meter la pata hasta el hondón para luego sacarla tanto por los afectados como por el coste político, pero sí que es una dinámica en la que jamás entró el anterior gobierno y que es de agradecer: ser capaz de ir hacia atrás aunque haya que sonrojarse. Eso UPN no lo hizo jamás y esa prepotencia es peor que un error.