pautas para mejorar la gestión del centro

Comptos propone revitalizar la residencia juvenil Fuerte del Príncipe con más difusión

EP - Jueves, 23 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 10:57h

Asun Olaechea, presidenta de la Cámara de Comptos

Asun Olaechea, presidenta de la Cámara de Comptos (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

Asun Olaechea, presidenta de la Cámara de Comptos

PAMPLONA. La Cámara de Comptos ha publicado un informe sobre la gestión de la residencia juvenil Fuerte del Príncipe de Pamplona, en el que ofrece algunas recomendaciones para mejorar la gestión del centro y sugiere en concreto plantearse la revitalización del mismo, comenzando por una mejor difusión y publicidad de sus servicios.

La fiscalización fue solicitada por el Parlamento de Navarra a instancias del grupo de Podemos. El origen de la residencia se remonta a 1959, cuando surgió como colegio menor para estudiantes de secundaria. Tras asumir Navarra las competencias en materia de cultura y deporte, en 1986 pasó a depender de la Administración Foral, siendo adscrita al Instituto Navarro de Deporte y Juventud.

Desde entonces, sirvió como residencia de deportistas de alto nivel y estudiantes, con una ocupación plena. De hecho, en 1996 se añadió otro edificio para hacer frente a la demanda existente.

En los últimos años, sin embargo, la situación ha cambiado, según explica Comptos. La residencia ofrece 98 plazas (60 para residentes estudiantes, 25 para residentes deportistas y 13 para alberguistas) de las que este curso están ocupadas 57. La residencia cuenta con una plantilla de ocho personas, teniendo en cuenta que los servicios de alimentación y limpieza están externalizados.

Analizadas las cuentas de los últimos años, el informe señala que el gasto medio ronda los 460.000 euros. Los ingresos provienen de las tarifas que pagan los residentes y suman 140.000 euros.

La Cámara de Comptos indica que, en general, las partidas presupuestarias de la residencia expresan correctamente sus gastos e ingresos, y que se cumplen razonablemente las cláusulas de los pliegos que rigen los contratos de alimentación y limpieza. No obstante, algunas de las mejoras ofertadas por la adjudicataria del servicio de alimentación no se han cumplido, según el órgano fiscalizador.