La Mancomunidad aprobará un presupuesto de 12,3 millones

En la reunión, prevista para el 6 de marzo, no se votará el preacuerdo de las basuras de Gipuzkoa

Fermín Pérez-Nievas - Jueves, 23 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Varias excavadoras trabajan en el vertedero de la planta de El Culebrete.

Varias excavadoras trabajan en el vertedero de la planta de El Culebrete. (FERMÍN PÉREZ-NIEVAS)

Galería Noticia

Varias excavadoras trabajan en el vertedero de la planta de El Culebrete.

tudela- La Asamblea General de la Mancomunidad de Residuos Sólidos de la Ribera del próximo lunes 6 de marzo debatirá y aprobará el presupuesto para 2017, que asciende a 12,3 millones de euros, unas cuentas en las que no se incluyen, al menos de momento, los ingresos que podrían llegar del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) si finalmente se firma el acuerdo para que se pretraten en El Culebrete 70.000 toneladas de basura al año. Ese presupuesto significa un millón más que el estimado para 2016 (11,3 millones), aunque finalmente el gasto se disparó y se acabó cerrando con un déficit de 570.000 euros al entrar en el presupuesto el inicio del sellado del vertedero, cuyo coste se estima en 1,2 millones de euros.

Además de este punto, la presidencia presentará diversos informes sobre la ejecución de la obra del sellado del vertedero, la gestión del centro de protección animal, el estado de la sanción de Medio Ambiente, la incidencia del Plan de Residuos en El Culebrete, la posibilidad de actuar en la limpieza viaria y la modificación de la autorización ambiental integrada que ha otorgado el Departamento de Medio Ambiente para ampliar la capacidad de la planta y poder acoger la basura de Gipuzkoa. Sin embargo, más allá de la presentación de esta AAI, no está previsto que se debata el preacuerdo dado que, además, aún no existe un vertedero al que se puedan dirigir las 64.000 toneladas estimadas que haya que enterrar después de efectuado el tratamiento.

protestasLa Plataforma Vecinal por una Ribera Sostenible tiene previsto acudir a la puerta de la sede de la Mancomunidad para mostrar su oposición a la llegada de basura de la provincia vecina.

De hecho, este colectivo ha enviado una carta a cada uno de los diferentes ayuntamientos riberos que integran este organismo en la que solicitan a la representación que los consistorios tengan en la Asamblea “que se posicionen de forma firme y clara en contra de cualquier acuerdo entre la Mancomunidad de la Ribera y el Consorcio de Residuos de Guipúzcoa, que suponga traer residuos a nuestro vertedero, solicitando para ello que la decisión final sea tomada en la Asamblea General”. El presidente, Tomás Aguado, ya anunció que la decisión se adoptará en la Comisión Permanente porque, “según me han indicado los técnicos, es un tema que los estatutos señalan que hay que resolverlo en Permanente”.

Desde este colectivo apuntan que un acuerdo de este tipo “requiere mayor transparencia de la que ha tenido y que exige que el acuerdo se decida en el órgano de representación de los ciudadanos, la Asamblea General”. Igualmente critican la gestión que realiza esta entidad: “Resulta evidente que no se puede considerar que la Mancomunidad sea el lugar más adecuado para gestionar los residuos de Guipúzcoa. No es el centro más próximo ni tiene resultados aceptables en cuanto a la gestión de la fracción resto”, al tiempo que recuerdan las distintas sanciones que el Gobierno ha puesto a la planta de El Culebrete.

Por último aseguran “no compartir” la autorización que ha otorgado el Gobierno de Navarra a la ampliación de la planta ya que “es conocedor de los incumplimientos que acumula El Culebrete”.

en corto

Cargos. En la Asamblea tomará posesión también el concejal de la CUP de Tudela, Gustavo Gil.

Sellado del vertedero. El presupuesto total para el sellado del vertedero asciende a la cantidad de 1.212.000 euros , financiándose con las subvenciones del Gobierno de Navarra por importe de 560.000 euros, del Ministerio de Medio Ambiente por importe de 236.000 euros y la aportación del remanente de tesorería de la Mancomunidad de 416.000 euros. La obra se tenía que haber acometido en 2009, pero las anteriores presidencias no lo realizaron.

Sin planta. Gipuzkoa produce cada día cientos de toneladas de basura orgánica que acaba en el contenedor verde. El problema es que hasta al menos 2020 no tendrán una planta donde poder deshacerse de los residuos. Lo previsto es una incineradora, un proyecto que tiene bastante rechazo social. El preacuerdo se tenía que haber cerrado hace meses, pero sigue sin avances.