La charla

El señor multimillonario

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 24 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

si les digo que se chupen el codo o que se metan el puño cerrado en la boca pensaran que el tema es difícil, compruébenlo. Una vez comprobado y vista su dificultad les aseguro que hay gente que lo hace. También parecía imposible que el señor Donald Trump llegara a la Casa Blanca pero ahí está. Este quizá sí que se merecía un puño en la boca pero unos 63 millones de americanos le han dado las llaves de su nueva chabola y poco podemos hacer salvo estar atentos.

Sintiéndome muy contrario a lo que dice este señor multimillonario americano sí que creo que una de sus teorías la podríamos usar en cierta medida en nuestro fútbol. Se lo cuento sin necesidad de hacer un muro.

En el partido del pasado fin de semana entre Granada y Betis, los de la Alhambra saltaron al césped con un equipo compuesto por 11 jugadores de 11 nacionalidades distintas. No las voy a citar pero imagínenselas, la ONU con la camiseta del Granada. No hace mucho se jugó también un Chelsea-Arsenal con ningún ingles entre los 22, sin duda sería un partidazo pero que alguien me explique que hacia el seleccionador inglés en el palco.

Totalmente a favor de quitar fronteras al balón y a todo lo que haga falta pero a su vez muy en contra de que los Clubes pierdan su idiosincrasia. Me gusta ver catalanes en el Barça o madrileños como Guti y Casillas en el Madrid. También quiero joaquinesen el Betis y gallegos en el Dépor. Me encanta ver vascos en el Athletic y me pone los pelos de punta (obvien mirar mi foto) cuando saltan navarros al Sadar y la camiseta rojilla llega a su máxima expresión.

Como tengo poco de donaldistareconozco que me gusta que jueguen niños de otros países en nuestro fútbol base. Los hay, y muchos, y de muchos países también. Para ellos no construyamos muros sino campos de fútbol para que junto con los nuestros jueguen sus partidos y algún día nos pongan los pelos de punta también. A pesar del señor multimillonario.

El autor es técnico deportivo superior