Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
¿Presiones en casos de corrupción? las hay"

Horrach pedirá al Supremo más pena para Urdangarin y Torres

Reitera que pedirá elevar la pena del exduque recurriendo la sentencia sobre la Comunidad Valenciana. "No creo que las magistradas hayan decidido así por los privilegios que tiene el señor Urdangarin"

EP - Viernes, 24 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 10:06h

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach, a la salida de la Audiencia de Palma

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach, a la salida de la Audiencia de Palma (EFE)

Galería Noticia

El fiscal anticorrupción Pedro Horrach, a la salida de la Audiencia de Palma

MADRID. El fiscal del 'caso Nóos', Pedro Horrach, ha afirmado este viernes que "las presiones en casos de investigaciones de corrupción se suceden muy a menudo", abundando así en las palabras del fiscal superior saliente de Murcia, Manuel López Bernal, que ha hablado de "intimidaciones".

Además, ha remarcado que, mientras en las grandes ciudades la labor de los fiscales "queda más difuminada", en las comunidades pequeñas, como Baleares o Murcia, esa presión "se intensifica" y "se nota mucho más". "Hay que aprender a convivir con ella", ha añadido.

En entrevistas en la Cadena Ser y en RNE, recogidas por Europa Press, Horrach ha asegurado que él nunca ha temido por su integridad física, pero ha detallado que sí ha recibido"cartas de tipo amenazante", con insultos contra él y contra su familia. Según ha dicho, sí denunció ante la Policía una carta amenazante, mientras que a las que tienen "insultos variopintos" no les hace "ni caso".

Pero además, ha señalado que todos los fiscales de la delegación de Anticorrupción de Palma han sido avisados en más de una ocasión de que posiblemente estaban siendo objeto de seguimientos, y se les han puesto medidas de contravigilancia, aunque ha sido "afortunadamente en momentos ocasionales".

Aunque no sabe quién está detrás de esos seguimientos, imagina que se trata de las personas que están siendo investigadas. En todo caso, ha recalcado que lo importante es comunicar los hechos a las autoridades policiales y judiciales.

En cambio, ha dejado claro que nunca ha recibido presiones de sus superiores jerárquicos en la Fiscalía: "Ni las he recibido ni las hubiese aceptado". "Sólo faltaría que recibiese llamadas de esas características", ha remachado.

Horrach no ha querido pronunciarse sobre el nombramiento de nuevos fiscales ni sobre si los relevos han tenido intencionalidad política. En todo caso, preguntado por el nombramiento de Manuel Moix como nuevo fiscal jefe Anticorrupción, ha opinado que "no se necesita experiencia en delitos económicos para organizar una Fiscalía", aunque pueda ser "conveniente" o "un plus", pero no es "un requisito necesario". Así, ha pedido darle "una oportunidad" y le ha deseado éxitos.

Posteriormente, Horrach ha puntualizado en Palma que no ha recibido "nunca presión alguna" desde la Fiscalía General ni de ninguna otra institución en las decisiones que ha adoptado en casos de corrupción.

"No he recibido ningún tipo de presión desde ninguna institución ni de ninguna persona, solo faltaría. Si el responsable soy yo, las decisiones las tomaré yo y exclusivamente yo", ha afirmado hoy Horrach, en declaraciones realizadas en Palma.

"De parte de la Fiscalía General y otras instituciones públicas no he recibido nunca presión alguna", ha insistido.

A lo largo de su trayectoria profesional, Horrach sí que ha sido objeto de insultos y de alguna amenaza puntual, le han enviado "varias cartas de contenido pseudoamenazante" y en una ocasión recibió una carta en su domicilio que puso en conocimiento de la Policía Nacional, ha detallado.

El fiscal Anticorrupción las atribuye a "determinadas investigaciones" y señala que estaban "focalizadas en determinados investigados".

En concreto, en relación con el caso Nóos, por el que fue juzgada la infanta Cristina en contra de su criterio y mediante una acusación formulada en solitario por el sindicato Manos Limpias, Horrach ha recibido presión procedente de los medios.

"El hecho de que sea un caso tan mediático no ayuda y sientes la presión de los medios de comunicación y así ha sido", ha indicado.

"Desde el momento que adopté la posición que adopté en cuanto a la imputación de la infanta, precisamente algunos medios de comunicación me han tachado de corrupto en adelante. Sientes presión, pero no derivada de la propia institución de la Fiscalía", ha recalcado.

Horrach no cree que esa percepción sobre él vaya a cambiar porque ayer solicitó que se aplicara una medida cautelar de prisión provisional eludible mediante fianza de 200.000 euros contra Iñaki Urdangarin tras su condena. "Lo dudo porque cuando se ha instalado un prejuicio social, es muy difícil erradicarlo y en este caso entiendo que se han instalado de una manera tan contundente que es muy difícil reconducir la situación", ha señalado.

URDANGARIN EL PRIVILEGIADO Horrach ha asegurado que las juezas no han acordado mantener la libertad provisional de Iñaki Urdangarin tras su condena por su "situación de privilegio", y ha señalado que le parece una decisión "razonable".

"No creo que las magistradas hayan adoptado esta decisión en relación a la situación de privilegio que tiene el señor Urdangarin. No me parece una situación excepcional. La excepcionalidad deriva de los poquísimos casos en que ocurre pero me parece razonable desde el punto de vista de las magistradas, si entienden que no existe riesgo que fuga, que adopten la decisión que han tomado", ha explicado.

Después de que ayer el tribunal que juzgó el caso desestimara su petición de imponer una medida cautelar de prisión provisional con fianza de 200.000 euros para Iñaki Urdangarin y de 100.000 euros para su exsocio Diego Torres, Horrach ha negado que se haya tratado de forma distinta al marido de la infanta.

Ha explicado que pidió prisión provisional con fianza porque entiende que las circunstancias personales de Urdangarin "rebajan" el riesgo de fuga "pero no lo anulan debido a la gravedad de las condenas", aunque ha añadido que las juezas consideran que ese peligro "está prácticamente descartado" y, en consonancia, dictaron una medida como es la obligación de presentaciones mensuales y retirada de pasaporte en el caso de Torres.

"Desde este punto de vista el auto de la Audiencia es razonable, entendemos que no se trata de ninguna situación anormal porque de hecho en otros casos con penas superiores a las impuestas a Urdangarin y Torres no ha existido una medida cautelar de prisión preventiva, con o sin fianza", ha añadido.

Según Horrach, que se permita a Urdangarin comparecer ante la autoridad en su país de residencia es excepcional solo por poco habitual "pero racional desde el momento que las magistradas entienden que no existe peligro de fuga por el arraigo que tiene en Suiza, personal y familiar", algo que no ve "ilógico o no razonable".

Tampoco le resulta extraño que las juezas no explicaran en el auto cuáles son las circunstancias especiales de Urdangarin y alegaran que son conocidas: "Es cierto que no necesita explicación, estamos ante una persona con una posición social y personal muy conocida debida a la situación por la que ha atravesado".

Horrach ha anunciado que propondrá a los fiscales del Tribunal Supremo que recurran la sentencia dictada el viernes pasado y pedirá más pena de cárcel para Urdangarin y su socio, Diego Torres, por malversación y fraude en documento público y mercantil, además de reclamar penas de cárcel para los cargos públicos valencianos que fueron absueltos a pesar de haber firmado los mismos contratos con el Instituto Nóos que el Govern balear.

El fiscal Anticorrupción entiende que existe un delito de malversación de caudales públicos porque la empresa Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia (CACSA) se debió someter a la normativa de contratación pública en negocios con terceros, algo que no contempla la sentencia. Ese delito lleva aparejada una pena de cárcel de entre 4 y 8 años.