Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Barkos reprocha a upn y ppn que quieran “ensuciar” el acto del sábado “por una cuestión partidista”

La presidenta pide a la oposición que “si no quiere trabajar por las víctimas, al menos deje a quien sí quiere hacerlo”
Lamenta las críticas a un acto histórico “encaminado a construir una sociedad más justa”

Andoni Irisarri Unai Beroiz - Viernes, 24 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, durante la intervención del portavoz de UPN, Javier Esparza, ayer en la comisión de Régimen Foral.

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, durante la intervención del portavoz de UPN, Javier Esparza, ayer en la comisión de Régimen Foral.

Galería Noticia

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, durante la intervención del portavoz de UPN, Javier Esparza, ayer en la comisión de Régimen Foral.

pamplona- A punto de cumplirse una semana desde que Navarra, mediante su Gobierno, Parlamento y entidades locales, decidiesen celebrar un histórico acto por la memoria de las víctimas de la violencia ultra y policial, UPN y PPN, las dos únicas formaciones autoexcluidas del homenaje, siguen tratando de utilizar el episodio como baza para atizar al Gobierno, al que ahora, sin muchos más argumentos, acusan directamente de haber hecho “un homenaje a miembros de ETA”.

Bajo ese pretexto convocaron al Parlamento a la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, quien en el día de ayer tuvo que salir por partida doble a defender la “legalidad y dignidad” de un acto cuya importancia y magnitud “seremos capaces de entender con el tiempo”, consideró la presidenta, quien por la mañana contestó en el pleno a UPN y por la tarde compareció en el Parlamento a petición del PPN.

Hay aspectos que la propia realidad ha excluido ya del debate político en torno al acto del pasado sábado. Por ejemplo, considerar que fue ilegal, cuando es uno de los pocos epígrafes a los que el Tribunal Constitucional levantó el veto después del recurso que contra la ley foral presentó la Abogacía del Estado a instancias del PP. Así que despojados de poder echar en cara al Gobierno la celebración de un evento perfectamente adaptado a la ley (y requerido, además, por una moción parlamentaria que suscribieron los propios regionalistas en septiembre de 2016), UPN y PPN han pasado directamente a acusar al Ejecutivo, al Parlamento y a la Federación Navarra de Municipios y Concejos (FNMC) de haber llevado a cabo un acto “en el que se homenajeó a miembros de ETA”, como formuló, en su turno de exposición (en el que sólo repitió dicha consigna) la portavoz popular, Ana Beltrán.

“no enfrenten a las víctimas”No sólo Barkos se apresuró a reprochar a la popular la gravedad de acusar al Gobierno de “cometer un delito tan execrable como es la exaltación del terrorismo”, sino que dejó claro que “de ninguna manera” el acto transcurrió en dichos términos. Volvió a recordar que, por su definición legal con la norma parcialmente recurrida, el evento sólo permitía un reconocimiento “simbólico y genérico”, sin nombres y apellidos y, por consiguiente, sin mentar concretamente ningún caso. Y eso respetaron escrupulosamente los discursos institucionales de Barkos, Ainhoa Aznárez y Pablo Azcona, además de los de los familiares.

Pero, quizá haciéndose cargo de que ningún argumento es válido para regionalistas y populares (adheridos en los días previos al homenaje a las plataformas más ultras que pedían la prohibición del acto e incluso, de ser necesario, su disolución por medios policiales), Barkos lamentó que el episodio haya quedado relegado a la disputa política más baja. Al intercambio de acusaciones a cuenta de un evento que fue “ético, justo, legal, apoyado por las instituciones con un respaldo nunca visto antes y cuyo mensaje unitario fue la paz, la condena de la violencia y la necesidad de mirar al futuro teniendo en cuenta el pasado” para construir una “sociedad más justa” y que ha quedado “ensuciado por la oposición” por cuestiones exclusivamente “partidistas”.

Lo que vino a decir Barkos es que Navarra, el pasado sábado, tuvo la oportunidad de resarcir, aunque en genérico, la memoria de víctimas como Gladys del Estal, Mikel Arregi, Mikel Zabalza, José Luis Cano o Germán Rodríguez, abandonadas institucionalmente durante décadas. Así, recomponiendo la memoria de todas las víctimas, Navarra daría un paso importante y necesario de cara a construir una política de paz y convivencia efectiva en el futuro, sin olvidar el pasado.

Por eso pidió a UPN y PPN que dejen de contraponer víctimas y aparquen los esquemas que fijan víctimas de primera y víctimas de segunda: “Sus posturas partidarias son muy duras, y lo que propician es el enfrentamiento entre las víctimas. Dejen de considerar víctimas de primera o de segunda dependiendo del contexto. Y, sobre todo, dejen de faltar a la verdad, dejen de crispar y de generar un daño irreal, falso e interesado”. “Si no quieren trabajar por la puesta en valor de los derechos humanos para todas las víctimas, si no quieren estar al lado de las víctimas, no lo hagan. Pero déjennos trabajar a los que sí queremos”, dijo a modo de conclusión, aunque terminó cerrando con una petición explícita a la portavoz popular, Ana Beltrán. “Usted, que ha mostrado una sensibilidad evidente ante las víctimas del terrorismo de ETA, debería reconocer el agravio que otras víctimas han sufrido”.

luchar contra la desmemoriaSin embargo, la brecha entre el discurso de Barkos y el de Beltrán se asemeja demasiado grande. Quedó constancia de ello en la réplica de la portavoz popular, que acusó a Barkos de “erigirse en juez”, de “burlar al Constitucional” y de celebrar un homenaje que contempla una ley que “busca la equidistancia entre víctimas y asesinos”. “En algunos casos se produjeron sucesos luctuosos”, asumió. “Pero no confundamos términos: no murieron por actos de motivación política”, cerró.

En la misma línea se expresó Javier Esparza (UPN), quien consideró que es la presidenta, y no su grupo, el que ha tenido un “interés partidista” en este episodio. “Hemos sufrido demasiado como para que alguien como usted nos hable de interés partidista en este tema. Interés partidista es ir de la mano en un Gobierno con EH Bildu para ser presidenta de Navarra. Nosotros no vamos a dejar que se cambie la historia, por mucho que lo intenten”, añadió.

En la línea de abordar la política de víctimas desde la integralidad, Koldo Martínez (Geroa Bai) indicó que “por encima de acusaciones interesadas, se está trabajando por conseguir el sentido de la integralidad en nuestros actos” y así construir “una visión integral de la memoria que condena todas las violencias injustas”.

Por su parte, Adolfo Araiz (EH Bildu) afirmó que si el PPN considera que el acto del sábado fue un homenaje a miembros de ETA debe poner una denuncia porque “se habría cometido un delito de exaltación del terrorismo”. “Fue un acto simbólico”, y pidió “no caer en las víctimas de primera y de segunda”.

Rubén Velasco (Podemos) celebró el gran respaldo que tuvo un acto en el que, por encima de polémicas, “se respiraba un ambiente sin rencor, pero sí con deseo de luchar contra la desmemoria”. No sólo la presidenta Barkos se dio por aludida en el discurso de Ana Beltrán. José Miguel Nuin (I-E), promotor de la Ley Foral 16/2015, lamentó la lectura del acto que realizaron regionalistas y populares, y dejó claro que “la ley quiere hablar de una parte del relato que para vergüenza de la democracia en España está olvidado”. “Durante décadas la democracia española no ha hecho justicia con esas víctimas. La vergüenza es que esta ley no debería haber sido necesaria, pero la propusimos para amparar a las víctimas de violencia ilegítima e injusta”, aclaró.

Por último, y como viene siendo habitual, el PSN volvió a sostener una postura en difícil equilibrio. Por una parte, María Chivite dijo que en su día apoyaron la ley porque creen “en su espíritu” y que por eso fueron al acto, pero criticó “la mala organización”.

barkos

“CONDENAMOS cada acto de violencia”

Acuerdo programático. La presidenta Uxue Barkos subrayó que el Ejecutivo foral “condena y condenará” cada acto de violencia, y aseguró sentirse “muy tranquila y orgullosa” por ello. Barkos respondió de esta forma en el pleno a una pregunta del PPN sobre “cuándo va a exigir a Bildu, en cumplimiento del acuerdo programático, que condene públicamente sin paliativos los atentados, secuestros y extorsiones de ETA”. Explicó que el acuerdo programático “se refiere a que el Gobierno de Navarra condenará cada acto de violencia”, y aseguró que “si no hubiera sido así y pudiera haberse abierto una posición tibia del Gobierno respecto a estas cuestiones, seguramente yo no estaría aquí”. Además, reprochó al PPN que “a lo mejor quiere hacer de este tema tan tremendo un estercolero parlamentario”, y le recordó que mientras “algunos grupos siempre” se han posicionado en contra todo tipo de violencia, otros no lo han hecho”. Beltrán respondió a Barkos que “no tiene credibilidad para hablar de paz y convivencia cuando no le exige a Bildu que condene”.