Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El ‘caso caranchoa’ se libra en los juzgados

el ‘youtuber’ que recibió una bofetada de un repartidor de paquetería por insultarle, alega que lo hizo porque es su “trabajo” y se lo piden sus “seguidores”


Viernes, 24 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El ‘youtuber’ Sergio Soler, conocido como Mr. Granbomba, a su llegada ayer a los juzgados de Alicante.

El ‘youtuber’ Sergio Soler, conocido como Mr. Granbomba, a su llegada ayer a los juzgados de Alicante. (EFE)

Galería Noticia

El ‘youtuber’ Sergio Soler, conocido como Mr. Granbomba, a su llegada ayer a los juzgados de Alicante.

El repartidor de paquetería que, supuestamente, agredió a un conocido youtuber dedicado a las bromas con cámara oculta que le acababa de llamar “caranchoa” alegó ayer en un juicio celebrado en Alicante que reaccionó de esa manera al temer que pudiera estar siendo víctima de un robo.

La fiscal ha pedido para el acusado el pago de una multa de 120 euros por un delito leve de lesiones, pero considera que el youtuber no debe recibir ninguna indemnización puesto que hubo “provocación previa” y que éste se lucraba con los vídeos que grababa y posteriormente colgaba en Internet. Mientras, la acusación particular ha pedido una multa de 180 euros y una indemnización de 300 euros para su cliente.

En su declaración, el youtuber, Sergio Soler, ha justificado que colgara en Internet el vídeo de la agresión, que se convirtió en viral, con el argumento de que este tipo de bromas es lo que le pide su “medio millón de seguidores”.

Por su parte, la defensa del repartidor ha pedido al juez la absolución de su cliente tras invocar la atenuante de obcecación y la eximente de legítima defensa.

Los hechos ocurrieron el pasado 9 de diciembre cuando Mr. Granbomba, que tiene 20 años, se dirigió a Osorio mientras éste repartía unos paquetes y le preguntó por una dirección al tiempo que le llamaba “caranchoa”, lo que provocó que el trabajador le increpara y le diera un bofetón.

“no quería ofenderle”“No se lo tomó muy bien y me agredió. Se puso nervioso. Yo me disculpé con él reiteradas veces pero no le dije dónde estaba la cámara porque pensé que podía romperla”, afirmó el popular youtuber en la vista, celebrada en el juzgado de Instrucción 8 de Alicante.

En esta línea, mantuvo que no quería ofender al repartidor y aunque admite que muchas veces la finalidad de sus vídeos es “enfadar a la gente”, nunca ha actuado con “maldad” y únicamente pretende “entretener” a sus “suscriptores”.

El repartidor, que ha tenido que recibir ayuda psicológica, alega que le propinó la bofetada al ‘youtuber’ porque creía que le querían robar

A preguntas de la defensa, Soler señaló que ésta es la primera agresión física que sufría por su actividad en el canal YouTube, aunque el magistrado ha aceptado la reproducción en la sala de diversos vídeos, además del de caranchoa, en los que se observa que es golpeado o zarandeado por cinco víctimas de sus bromas.

“No creo que dos palabras puedan provocar una agresión. Unas personas se lo toman a veces mejor y otras peor, pero no creo que mis vídeos hagan sufrir a las personas”, señaló Mr. Granbomba, quien a raíz de este incidente traspasó su canal en YouTube y ha dejado toda actividad en las redes sociales.

Sergio Soler aseguró que no se arrepiente de lo que hizo y explicó que él interpretaba “un personaje” en sus vídeos, “un papel de bromista”, y luego los cuelga en su canal de YouTube “con el consentimiento de la gente”.

“Es mi trabajo. Es lo que me piden mi medio millón de seguidores”, puntualizó, y admitió a continuación haber vendido su canal de YouTube a la empresa ilicitana dedicada a la producción de gafas de sol Hawkers, aunque no quiso desvelar cuánto dinero ha recibido porque el contrato es “confidencial”.

Por su parte, el mensajero acusado de la agresión ha alegado que no es una persona agresiva, pero que reaccionó de forma violenta al pensar que le querían “quitar los paquetes” que estaba repartiendo.

“Estábamos en plena precampaña de Navidad y había bastante jaleo. Cuando llegué a la nave de la empresa di el parte de lo que me había ocurrido, dije que creía que me habían intentado robar”, relató Osorio.

ayuda psicológicaSegún su versión, los hechos le causaron diferentes perjuicios, pues ha tenido que acudir a un psicólogo y medicarse por la ansiedad que padece, y la gente no para de reconocerle y pararle por la calle, muchas veces para decirle que tenía que haberle “dado dos bofetadas” al youtuber en lugar de una.

Su letrado, Carlos Frigola, anunció que va a interponer una querella contra Soler por un delito de injurias y calumnias, pues en un vídeo califica a su cliente de “desequilibrado mental”, “amargado”, “estúpido”, “prepotente” y “delincuente”.

A su vez, en declaraciones a los periodistas a la salida del juicio, Frigola destacó que su cliente no debe ser condenado, tal como piensa “incluso Mr. Granbomba, como ha dicho en todas sus manifestaciones a los medios”. Además, explicó que ya han pasado la fase previa del acto de conciliación obligatorio a la presentación de la querella criminal por calumnias y solicitó que se deduzca testimonio contra el youtuber por elementos falsos en la denuncia y otros delitos contra el honor y la propia imagen. - Efe