Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Sección Primera de la Audiencia de navarra

Ocho meses de cárcel por pegar con un hierro en la cabeza a su compañero de faena en el campo

Los hechos ocurrieron en un paraje de Monteagudo en el verano de 2013

Enrique Conde - Viernes, 24 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Dos trabajadores en el campo, en una foto de archivo.

Dos trabajadores en el campo, en una foto de archivo.

Galería Noticia

Dos trabajadores en el campo, en una foto de archivo.

pamplona- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha ratificado una condena de ocho meses de prisión a un varón Iñaki M.G. que asestó con un objeto de hierro un golpe en la cabeza a su compañero de trabajo cuando ambos faenaban juntos en Monteagudo. La condena ya le fue impuesta por el Juzgado de lo Penal 2 de Pamplona, pero el acusado recurrió, alegando que había provocado la herida cuando se defendía de un ataque con navaja de la víctima (de lo que no hay pruebas, según la nueva resolución, de que el denunciante portara algún arma blanca durante este encuentro) y que, por tanto, había actuado en legítima defensa. Sin embargo la Audiencia no ha modificado el criterio de primera instancia y desestima dicho alegato. También se le condena por un delito leve de daños a una multa de 15 días a 8 euros diarios (120 euros) y a indemnizar a la víctima con 1.559,80 euros.

Los hechos ahora confirmados se produjeron sobre las 19.45 horas del 24 de junio de 2013 cuando el procesado, Iñaki M.G., accedió a un huerto situado en el paraje de La Mota de la localidad de Monteagudo, propiedad de un compañero suyo de trabajo de origen marroquí. El acusado le recriminó ciertos comentarios que, según él, iba diciendo y se entabló una discusión entre ambos. En el curso de la misma, la víctima sacó su teléfono móvil para llamar a la Policía y el acusado se lo agarró y lo lanzó al suelo, rompiéndolo. Luego le invitó a que saliera del huerto y, entonces, el acusado cogió un marco de hierro de una puerta que estaba tirado por allí y golpeó con él a la víctima en la cabeza. Dicho golpe le causó una herida de 3 centímetros en el curro cabelludo a nivel interparietal. Tardó en curar de estas heridas un total de diez días, de los que cinco fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales y le quedó una secuela estética en forma de cicatriz. Luego le echó agua en la herida e impidió que se fuera de allí hasta que el procesado telefoneó a un tercer compañero de trabajo que a su vez dio aviso a la Guardia Civil y solicitó una ambulancia.