Descienden las estancias en el albergue de transeúntes

El pasado año se registraron 420 pernoctaciones de un total de 310 personas

Viernes, 24 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Un transeúnte en un banco de la calle San Juan, en un día de nieve.

Un transeúnte en un banco de la calle San Juan, en un día de nieve. (Foto: N.M.)

Galería Noticia

Un transeúnte en un banco de la calle San Juan, en un día de nieve.

ALTSASU- El pasado año se registraron en el albergue de transeúntes de Altsasu un total de 420 pernoctaciones de 310 personas en total. Eran principalmente hombres, el 95%, y la mayoría de nacionalidad española, el 72%, frente a un 28% de inmigrantes. El año anterior, en 2015, se atendió a 334 personas. Se trata de un 7,7% menos, siguiendo la tendencia a la baja en el uso de este recurso.

En el artículo 7 del reglamento de este servicio municipal se establecía que el tiempo de permanencia será de una noche cada tres meses. Si bien se incluía la posibilidad de excepcionar esta regla a petición del responsable del servicio, ahora se ha oficializado con la modificación del reglamento aprobada por unanimidad por el Pleno este pasado miércoles. Así, las estancias se podrán prolongar más días en el caso de que las temperaturas bajen de 5º, según explicó Javier Paz, presidente de la comisión de Sanidad y Servicios Sociales.

Su grupo, EH Bildu, introdujo una enmienda de 50.000 euros que se incluyó en los presupuestos de este año para el traslado de este servicio desde el convento de los capuchinos hasta una casa de los camineros, una demanda que viene de atrás pero que hasta ahora no ha tenido respuesta. Según indicó Paz, hay voluntad del Gobierno de Navarra de ceder los bajos de uno de estos edificios y una subvención por este importe. No obstante, el proyecto está pendiente de un informe de viabilidad.

Este albergue municipal, uno de los tres que hay en Navarra, cuenta con capacidad para ocho personas, a las que se les ofrece el servicio de cena, desayuno, ducha, conexión a Internet, televisión, revistas y un billete de un autobús o tren hasta Pamplona, Vitoria o Tolosa, localidades en las que pueden encontrar otros albergues de este tipo. Y es que la práctica totalidad de los transeúntes que hacen uso de este albergue son personas sin hogar que se desplazan de un recurso de acogida ocasional a otro, alternando temporadas en las que duermen en la calle. - N.M.