El Gobierno reforma la estiba sin tener apoyo parlamentario y aboca a la huelga

Da el visto bueno a la liberalización a una semana del paro convocado en los puertos, que concentran el 60% de las importaciones

Sábado, 25 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- El Gobierno dio luz verde ayer el Real Decreto Ley de reforma de la estiba portuaria, el colectivo de 6.150 trabajadores que se dedican a cargar y descargar la mercancía de los barcos en los puertos, con el fin de liberalizar el sector y que cumpla así con la normativa europea. La reforma se aprueba con el rechazo de los estibadores, que tienen convocado un calendario de tres semanas de paros en los puertos a partir del próximo 6 de marzo, y mientras sigue abierta la negociación entre patronal y sindicatos del ramo en busca de acuerdos la reestructuración. Tras su aprobación por el Consejo de Ministros, el Gobierno tiene ahora un mes para buscar los apoyos de los grupos políticos con los que aún no cuenta para lograr que la reforma logre la necesaria convalidación del Congreso. Por todo ello, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, aseguró que la aprobación del texto “no es el final del proceso”, sino que abre el turno de la negociación colectiva y parlamentaria.

El ministro advirtió de que una huelga en los puertos puede suponer un grave perjuicio en la economía, si bien asegura contar con un plan de contingencia para el caso de que se lleve a cabo. También avisó de que no aprobar la reforma en el Congreso abocará a un “escenario de bucle sin fin” en el sector y a que el Tribunal de Justicia de la UE imponga a España una multa de 21,5 millones de euros y una sanción diaria de 134.000 euros por cada día que pasara hasta que se reformara el sector. “Importes que recaerían sobre el bolsillo de todos los ciudadanos”, señaló.

La reforma afecta a un sector básico para la economía española. Los estibadores garantizan la carga y descarga de la mercancía que entra y sale del país por mar, un volumen anual valorado en 200.000 millones de euros, que supone el 86% de las exportaciones y el 60% de las importaciones. Para liberalizarlo, el Real Decreto Ley establece un periodo de tres años para que paulatinamente desaparezcan las sociedades de gestión de estibadores portuarios, las Sagep, que en la práctica monopolizan el sector. De estas firmas depende el colectivo de 6.150 estibadores que trabajan en los puertos y, además, controlan su contratación por las empresas.

Tras la aprobación del decreto, la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), el sindicato mayoritario de estibadores, reafirmó la convocatoria de huelga, ya que cree que la nueva regulación “va mucho más allá de lo que pide Europa y no responde a la defensa de los intereses de los ciudadanos, sino al de las grandes empresas”. - D.N.