Corbyn sufre un duro varapalo al perder un bastión laborista

El líder descarta dimitir pese a hacerse los conservadores con la circunscripción inglesa de Copeland

Sábado, 25 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

londres- El líder del Laborismo británico, Jeremy Corbyn, buscó ayer recuperar la iniciativa al defender los derechos de los comunitarios tras sufrir un duro varapalo electoral en Inglaterra, donde perdió un importante bastión laborista.

En manos laboristas desde 1935, la circunscripción inglesa de Copeland pasó el jueves a los conservadores de Theresa May, la primera vez desde 1982 que un partido en el poder le arrebata a la formación de la oposición un escaño en una elección parcial.

A pesar de este revés, Corbyn dejó claro que no tiene intención de dimitir y lamentó que su mensaje, a favor de los derechos de los sectores más vulnerables, “no fuese suficiente para ganar”, al tiempo que reconoció que es un resultado “difícil” para su partido.

La conservadora Trudy Harrison se alzó con la victoria en Copeland al obtener 13.748 votos, seguida de la laborista Gillian Troughton, con 11.601 papeletas, en esta elección celebrada el jueves y convocada tras la dimisión del laborista Jamie Reid.

No obstante, los laboristas ganaron en otra elección parcial al retener el escaño de Stoke-on-Trent (norte de Inglaterra), al ganar el laborista Gareth Snell, que ocupa el asiento dejado por Tristam Hunt, quien también dimitió recientemente para ocupar el puesto de director del museo Victoria &Alberto de Londres.

Al ser preguntado ayer por varios medios sobre la derrota en Copeland, Corbyn negó que el problema de este resultado sea él y también rechazó cualquier posibilidad de dimitir.

apoyo al ‘brexit’Corbyn destacó, en tanto, la victoria laborista en Stoke-on-Trent -circunscripción con fuerte apoyo al brexit-, y dijo que los votantes rechazaron las políticas de división del antiinmigración UKIP, que amenazaba con llevarse este escaño. Algunos diputados achacaron la derrota en Copeland al liderazgo de Corbyn, quien el año pasado resistió las fuertes presiones internas de su partido para dimitir a raíz de la victoria del brexit en el referéndum europeo del pasado 23 de junio.

El diputado laborista John Woodcock admitió ayer que su formación no es una oposición efectiva al Gobierno de la conservadora Theresa May y reconoció que afronta dificultades. - Efe