Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Las obras han tenido un coste de 233.526 euros

Cada año más de 2.600 menores son hospitalizados en el CHN

Se han mejorado las instalaciones sanitarias, asistenciales y de alojamiento de la cuarta planta de materno-infantil

Las obras, que comenzaron en octubre, han tenido un coste de 233.526 euros

Amaia Rodríguez Oroz Patxi Cascante - Sábado, 25 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Niños y familiares, en la zona multiusos del edificio materno-infantil del CHN.

Niños y familiares, en la zona multiusos del edificio materno-infantil del CHN. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Niños y familiares, en la zona multiusos del edificio materno-infantil del CHN.

“La remodelación era necesaria y expresa la humanización de la atención médica”

pamplona- Más de 2.600 menores son hospitalizados cada año en la cuarta planta del edificio materno-infantil del Complejo Hospitalario de Navarra, donde se han renovado y mejorado las instalaciones sanitarias, asistenciales y de alojamiento, unas reformas “debidas porque la infraestructura lo necesitaba” y que están encaminadas a la “humanización de la atención médica”. Con estas palabras calificaron ayer las mejoras en esta planta la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, y el consejero de Salud, Fernando Domínguez, durante una visita en la que estuvieron acompañados por los directores gerentes del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea y del Complejo Hospitalario, así como por el equipo directivo de este y profesionales de esta planta. Para las obras, se han invertido un total de 233.526 euros.

Con las mejoras, la cuarta planta del edificio materno-infantil se ha llenado de naves espaciales y planetas que decoran las paredes y las puertas y convierten el lugar en un espacio más agradable, con “alegría y color”, según opinó Barkos. Asimismo, la presidenta manifestó que “se trata de una remodelación debida porque la infraestructura lo necesitaba” y era demandada desde hace muchos años, y remarcó que “expresa la humanización de la atención médica más en un ámbito como es el de pediatría”.

Por otro lado, Barkos aprovechó la visita para agradecer a los profesionales de esta planta su dedicación y su trabajo, ya que “tratan con uno de los restos más importantes y más delicados, como lo es la enfermedad de los más pequeños”, y que han batallado para lograr unas mejoras “que vienen a dar calidad en cuestiones básicas y fundamentales”. Por último, agradeció al departamento de Salud del Gobierno foral que “priorice lo que redunda en beneficio de la sociedad de forma directa”.

El consejero de Salud apuntó que en la cuarta planta del edificio hay unos profesionales “excepcionales”, lo que supone “un plus de cara a los pequeños”. Respecto a las actuaciones acometidas en la planta, resaltó que “se han tomado algunas medidas que ganan en seguridad” para los pacientes, como es el tener espacios más diferenciados para la preparación de biberones o tratamientos quimioterápicos. También apuntó que “se han buscado espacios adecuados para los profesionales, que también lo merecen”.

Las obras comenzaron en octubre y se han realizado sobre una superficie de 314 metros cuadrados. La remodelación ha consistido en el acondicionamiento de una habitación individual de semi aislamiento y de la zona de duchas, con la creación de una cabina adaptada, una cabina de dimensiones especiales y una zona que aloja ducha y bañera. Igualmente, se ha habilitado un aseo adaptado para los familiares, lo que evita que se tengan que desplazar a otras plantas del hospital. También se ha creado un espacio para los niños de 0 a 3 años y sus familias. Para los profesionales, se ha acondicionado la zona de control de planta, con una zona de celador y atención al público, zonas administrativa, de descanso, de farmacia, de preparación de medicación y de preparación de alimentación.