Peñaguda

Carnavales

por f. javier iriberri - Sábado, 25 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Hace pocas décadas la Vieja Lizarra recuperó la ancestral tradición de los Carnavales, que había quedado ya como un recuerdo lejano en la memoria colectiva. Ya en los años ochenta y noventa los Carnavales de Estella tomaron fuerza y el disfrazarse se popularizó tanto que casi no era recomendable salir la noche del sábado si uno no iba vestido de cualquier cosa, pues llamaba más la atención con su indumentaria habitual. Últimamente los Carnavales se desarrollan en tres fines de semana, todo un acierto;la fiesta se anuncia con Caldereros y luego está el Carnaval Rural, con personajes propios como los palokis y el Ikazkin, ya característicos de aquí como lo pueden ser los momotxorros de Alsasua o el Zanpantzarde Ituren y Zubieta. Es importante que en estas tradiciones cada lugar tenga sus propios seres mitológicos pues otorgan a cada Carnaval un carácter propio que lo hace más atractivo e interesante. El último fin de semana, ya antes del Miércoles de Ceniza, se celebra el Carnaval variopinto en el que cada uno puede dar rienda suelta a su ingenio e imaginación, y tal vez mostrar, mediante su vestimenta, algún rasgo de su personalidad o la expresión de un deseo de sentirse diferente y especial en una noche en la que uno se ve más libre que en la rutina diaria. Con el Carnaval se han ido desarrollando actividades complementarias, como comidas o algún concierto. Quizá sería posible organizar también alguno de esos días autobuses delVoy y vengo para pueblos cercanos, como pasa en verano. Así como en Guipúzcoa la celebración del Carnaval se da en Tolosa en vez de en San Sebastián, quizás Estella también pudiera convertirse en referencia de esa tradición, pues en Pamplona todavía tienen recientes los disfraces de Nochevieja y no parece que apuesten por el Carnaval. Aquí se ha hecho el esfuerzo para que sea una fiesta importante en el calendario de invierno y espero que en el futuro vaya todavía a más.