En fin

Juan Satrústegui, pintor...

por javier arizaleta - Sábado, 25 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Galería Noticia

Esta semana se nos ha muerto Juan Satrústegui, uno de los colaboradores de este semanario MERINDAD DE ESTELLA que es la conexión periodística en papel que subsiste de otras publicaciones que en el pasado fueron y de las que hemos recibido el testigo y las ganas por ir contando lo que ocurre, lo que preocupa a los ciudadanos y ciudadanas de esta Merindad. Juan fue unos de los nuestros: un verso libre, un ácrata enamorado de la vida, un pintor paisajista, escritor, periodista, banquero, comercial. A ocupaciones solo le ganaba Antonio Sanz de Olejua, de quien Satrústegui hizo un reportaje titulado El hombre con más oficios del mundo que vi alguna vez recortado en la tienda que Antonio tenía en mi pueblo. Ya hace más de diez años que Juan no nos traía ninguna colaboración pero las veces que nos encontrábamos me decía que tenía una cosa para mandarme. Juan supo que su papel de cronista estellés se lo llevaría hasta la tumba. También se habrá llevado su txapela con la que recorría las calles de la Vieja Lizarra y con la que se hacía reconocible. Juan fue uno de esos vecinos ilustres que hacen marca. Cuando uno lo veía con aquel bigote completo y sus ojos brillantes de curiosidad sabía que estaba en la Vieja Lizarra. Una vez nos contó una historia curiosa. Le escribieron desde Japón una carta en cuyo remite ponía Juan Satrústegui. Pintor. España. La carta tardó un tiempo en llegar pero finalmente llegó a su casa. Cada muerte de un vecino cambia la estampa de la localidad. Somos irremplazables. Juan Satrústegui más que el resto: tenía ese poder intangible de representarnos al resto. En fin, Juan, mándanos alguna crónica de las que tenemos pendientes cuando quieras. Que solo a ti los carteros te perdonan la dirección.