Recuperar la imagen de una formación derrotada y carente de credibilidad

Quedó tocada tras la denuncia de que el aparato del partido benefició a Clinton en campaña en perjuicio de Sanders

Domingo, 26 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Hillary Clinton se ha mantenido al margen de la contienda.

Hillary Clinton se ha mantenido al margen de la contienda. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Hillary Clinton se ha mantenido al margen de la contienda.

Washington- El Partido Demócrata de Estados Unidos está sumido en una grave crisis debido a la inesperada derrota de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton en su carrera a la Casa Blanca, además de por su incapacidad para arrebatar el Senado a los conservadores en los comicios legislativos de noviembre, algo que esperaban la mayoría de analistas. Asimismo, apenas pudieron recortar distancias en la Cámara de Representantes, también en manos de los republicanos, y sufrieron grandes derrotas en las legislaturas estatales y en el ámbito local.

“El desafío para los demócratas, según yo lo veo, es doble. Primero, generar entusiasmo tanto hacia el partido como hacia los candidatos individuales que puedan desafiar a Trump en 2020;y segundo, conseguir que los votantes se entusiasmen con su programa político”, explicó Christopher Larimer, profesor de Ciencia Política de la Universidad Northern Iowa.

“A nivel estatal, los republicanos están dominando la agenda política, y en muchos estados la agenda está cambiando rápidamente a la derecha. El desafío de este partido es mostrar ahora que los demócratas tienen un plan para no sólo detener sino también revertir ese impulso”, agregó.

Por otra parte, la imagen demócrata también salió dañada durante la pasada campaña, y la que fuera presidenta del Comité entonces, Wasserman Schultz, tuvo que dejar su cargo debido a unas revelaciones del portal WikiLeaks que aseguraron que la vieja guardia del Partido Demócrata puso en práctica varias estrategias para debilitar a Sanders durante la campaña de primarias.

De hecho, la sucesora de Schultz, antigua comentarista de CNN y actual presidenta interina del DNC, Donna Brazile, facilitó a Clinton varias pistas sobre algunas preguntas de un debate televisivo organizado por la CNN en Flint (Michigan) durante el proceso de primarias, según reveló WikiLeaks, lo que cuestionó la transparencia del partido.

Por tanto, el nuevo presidente del DNC también deberá devolver la credibilidad al proceso de debate interno demócrata, además de recuperar la confianza de sus votantes desde las instancias locales hasta el poder nacional, un asunto que, según muchos expertos, tiene que ver con la pérdida de su compromiso con la clase media. - Efe