Viajes imposibles

Jorge Nagore - Lunes, 27 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 09:11h

No lo nieguen: cuando se enteraron de que se han descubierto planetas similares a la Tierra, que incluso podrían albergar agua dulce y vida, ustedes también se preguntaron a cuánto quedarán de aquí.

Es lo lógico, vistos los niveles de inmundicia que se alcanzan en este, imaginarse en otro sitio así menos vapuleado, un lugar al que poder ir para, cuando menos, poder escapar unos días u horas de este, aunque este, a pesar de todo, quizá solo por costumbre, nos guste. Andando, que es como hay que ir a los sitios, estos planetas nuevos y molones están a unos 9.000 millones de años de distancia yendo a un ritmo medio, a 5 kilómetros por hora así que para cuando llegas igual ya no sabes muy bien el motivo que te había llevado a salir de casa.

Y luego otros 9.000 millones de años para volver, lo que hacen un total de 18.000 ir y volver, con lo que, a tu vuelta, de todo lo que dejaste atrás lo más seguro es que solo quedase Jordi Hurtado. La cosa tampoco mejora mucho si vas en la sonda supersónica que se acercó a Plutón, que iba a 51.000 kilómetros por hora, ya que también nos costaría 800.000 años 1,6 millones ida y vuelta, que es bastante menos pero anda y que no se nos iba a llenar el buzón de cartas de bancos. En resumen, no merece la pena ir para allá, queda a tomar por culo, aunque, oigan, el que esté muy harto de todo esto y motivos no faltan que haga lo que quiera, aunque mi consejo es que empiece por la Luna, que está a tiro piedra.

La Luna, mal que bien, sales hoy y para primeros del 2026 estás allá, a pata, por supuesto, con tu escafandra y tu tupper y esas mochilas de trekking que hacen ahora y que cabe de todo. 8 años y medio ponle 9 con descansos tampoco es para tanto. Ahora solo falta que alguien asfalte o eche un todo uno y p allá. Aunque bien pensado enseguida se iba a llenar de coreanos y de gente leyendo a Paulo Coelho. No hay salida.