Discapacidad: respeto y ética, nuestros pilares

Domingo, 26 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

las asociaciones que trabajamos en el ámbito de la discapacidad, integradas por personas con discapacidad, profesionales, voluntariado y simpatizantes, formamos parte de la vida de miles de familias navarras y sabemos que ocupamos un hueco en el corazón de las muchas personas que, día a día, nos apoyáis. Esto supone que contemos con una alta valoración social y que nuestros planteamientos y comportamientos tengan una importante repercusión pública.

Pero también ello nos obliga a aplicar en nuestra práctica diaria una serie de principios, como son la responsabilidad social, la equidad y el respeto por las personas y, en cuya implantación, sin duda, hemos sido pioneros. Es precisamente el último de estos principios el que nos exige desarrollar con veneración nuestra atención a las personas con discapacidad y sus familias, pero también nos impone aplicar el mismo respeto en nuestras relaciones con los diferentes grupos de interés con los que interactuamos: empresas, administraciones, financiadores... muchos de ellos con un alto grado de implicación con las personas con discapacidad. No es casualidad, por tanto, que todas las asociaciones de discapacidad tengan incorporado el término respeto en su misión o valores.

Todo lo anterior no quita que planteemos públicamente nuestras demandas o quejas de forma contundente cuando así lo consideremos legítimo. Más teniendo en cuenta que las diferentes asociaciones que formamos parte del movimiento social de la discapacidad organizada en Navarra competimos por la obtención de una financiación que, en términos generales, se ha visto mermada. Sin embargo, a pesar de esto, hasta la fecha todas las entidades trabajamos en un marco de consideración y, cuando es necesario, de colaboración. Esta realidad adquiere mayor valor al estar hablando de organizaciones muy diferentes en sus presupuestos y en sus necesidades de atención.

Debemos hacer un esfuerzo añadido en nuestro trabajo diario para innovar y buscar la mejora continua, algo que entendemos lógico en nuestra sociedad

Cada vez son más exigentes

los criterios técnicos de subvención en todas

Por tanto, es obligado decir que, al igual que otros sectores que se autoimponen unas reglas morales de funcionamiento, las organizaciones de la discapacidad intentamos sacar adelante nuestros proyectos de acuerdo con una serie de principios éticos. No será sorpresa para el lector conocer que todas las entidades firmantes de este escrito podemos ver aprobados o rechazados nuestros proyectos según la consideración de los diferentes financiadores. Y la realidad es que cada vez son más exigentes los criterios técnicos de subvención en todas sus fases, tanto en la de diseño como en las de ejecución o evaluación. Todo ello supone que debemos hacer un esfuerzo añadido en nuestro trabajo diario para innovar y buscar la mejora continua, algo que entendemos lógico en nuestra sociedad.

Por todo ello nos ha sorprendido tristemente que utilizando descalificaciones a personas y a la propia institución, se haya puesto en cuestión la imparcialidad y profesionalidad con las que la Fundación Caja Navarra ha resuelto las últimas convocatorias. Más teniendo en cuenta que este año, y también en los anteriores, algunas de las asociaciones firmantes han visto rechazados proyectos sin que por ello se hayan lanzado campañas confusas en redes sociales y medios de comunicación. Queremos comprender que esto no es fruto más que de la falta de una reflexión por parte de una asociación que, dicho sea de paso, no es la única que atiende las necesidades del espectro autista en Navarra, y que unilateralmente ha decidido protagonizar estos lamentables hechos. Por ello, apelamos a su responsabilidad para que el prestigio con el que contamos las entidades de discapacidad no se vea afectado negativamente. Estas situaciones, a la larga, nos perjudican a todos, mermando nuestra reputación y la consideración con que gozamos en el conjunto de la sociedad.

Dejemos de lado determinados comportamientos y actitudes que obstaculizan nuestra ya difícil realidad diaria y que quizás puedan verse en la práctica de la baja política, pero que son impropios de la línea de acción que las organizaciones sociales debemos adoptar en el día a día.

Firman este artículo: los presidentes de ACODIFNA, Santiago Rodríguez Santa Cruz;ADACEN, José Luis Herrera Zubeldia;ADISCO, Valentín Carranza Roldán;ANADI, Juan José Remón Virto;ANFAS, Javier Goldaraz Prados;ARN, José María Casado Aguilera;ASDN, María Isabel Urzainqui Zozaya;ASORNA, Sofía de Esteban Lizarbe;ASPACE NAVARRA, Luis Gomara Granada;COCEMFE NAVARRA, Manuel Arellano Armisen;EUNATE, Ignacio Toni Echeverría;FUNDACIÓN ATENA, Ignacio San Miguel Montoya;GURE SUSTRAIAK, Raúl Pilar Garces;IBILI, Begoña Garisoain Saldías;ONCE, Valentín Fortún Arruezu y Plena Inclusión Navarra, María Antonia Fortuño Cebamanos