Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El 40% de los enfermos renales crónicos está en riesgo de exclusión social

La diálisis peritoneal facilita la inclusión sociolaboral de estos pacientes, pero sólo el 11% usa este tratamiento en su casa

Domingo, 26 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- Recientes estudios establecen que la enfermedad renal crónica es un importante problema de salud pública, no solo por sus proporciones epidemiológicas, sino ante todo por su coste social y su repercusión en la calidad de vida de las personas afectadas. Cada vez viven más y la modalidad de tratamiento elegida puede ser determinante para permitirle mantener su actividad laboral.

En Navarra, según señaló la asociación Alcer en un comunicado, cuatro de cada diez pacientes con enfermedad renal crónica están en riesgo de pobreza y exclusión social, un porcentaje bastante superior al 28,6% de la media estatal. En el caso de los pacientes en tratamiento de hemodiálisis el porcentaje de personas en riesgo de exclusión se acerca al 50% mientras que los pacientes en diálisis peritoneal y los trasplantados presentan porcentajes más bajos (30,4% y 26,1% respectivamente).

Asimismo, este estudio señala que sólo un tercio de los pacientes con insuficiencia renal en edad laboral está trabajando. La diálisis peritoneal se plantea como la mejor técnica para mantener activa la vida laboral del paciente, existiendo así notables diferencias en el porcentaje de ocupados en función del tratamiento sustitutivo renal, siendo el más elevado en los pacientes en diálisis peritoneal domiciliaria (76%) y el menor el de los pacientes en hemodiálisis (21,7%).

Esto es debido a que la diálisis peritoneal domiciliaria ofrece a los pacientes mejor calidad de vida, les otorga mayor autonomía, les permite ser independientes (se realiza en casa) y ayuda a mantener su vida laboral activa. Ahora bien, en Navarra, sólo el 11% utiliza este tratamiento.

Ante esta situación, el presidente de Alcer Jesús Molinuevo considera clave que “el paciente reciba información adecuada de todos los tratamientos desde todos los puntos de vista, también el sociolaboral, para poder elegir la ruta terapéutica que mejor se adapte a sus necesidades. Así evitaremos que los pacientes renales tengan que afrontar, no solo las dificultades que la enfermedad les genera, sino también un elevado riesgo de pobreza y exclusión social”. - D.N,