En 2016 se registraron 35,5 millones de viajes

Las villavesas remontan la caída y su uso crece en dos años un 8,5%

Después de un largo periodo de bajón, de 2008 a 2014, suma dos ejercicios de subida continuada

Las tarifas sociales y el repunte económico, claves
En 2016 se registraron 35,5 millones de viajes

Marivi Salvo Iñaki Porto - Domingo, 26 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

La 7 registró 173.662 viajes más, llegando a los 3.358.618 en 2016 (un 5,45% de subida).

La 7 registró 173.662 viajes más, llegando a los 3.358.618 en 2016 (un 5,45% de subida). (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

La 7 registró 173.662 viajes más, llegando a los 3.358.618 en 2016 (un 5,45% de subida).

Pamplona- 1.468.865 viajes más en 2016 que en el periodo anterior, que hacen un total de 35.529.448 viajes. El Transporte Urbano Comarcal vislumbra un horizonte a priori optimista. Tras la tendencia descendente de los últimos años, entre los años 2009 y 2014, y, como ya ocurrió en 2015, en que el uso del transporte público creció un 4,13%, el pasado año 2016 el número de viajes realizados en el TUC se incrementó en un 4,31%, lo que supone una subida acumulada de casi el 8,5% en dos años. Prácticamente todas las líneas de la villavesa han crecido en número de usuarios, en un ascenso que ha sido algo superior en las nocturnas (un 5,23% más) que en las diurnas (suben un 4,29%). Y el objetivo de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, en palabras de Jesús Velasco, director del área de Transporte Urbano de la entidad, es “recuperar la cuota que alcanzó en 2008”, cuando se llegaron a registrar 39 millones de viajeros en el transporte urbano en un año.

Si se analizan las líneas, y como puede comprobarse en el gráfico, las que mayor aumento experimentaron fueron la L24, San Juan-Mercadillo Landaben, que subió un 13,19% (25.3121 viajes más), la L19 Erripagaña-Barañáin, que creció un 9,12%. La tendencia creciente también se ha notado en el uso de líneas como la L17 Plaza Príncipe de Viana-Mutilva, que ha aumentado un 7,79%, un 7,32% la L23 Príncipe de Viana-Olloki, un 7,26%, la L5 Orvina 3-Edificio de El Sario.

¿Cuáles son las villavesas más utilizadas? A la cabeza, como es de esperar, se encuentra la Línea 4 Barañáin-Huarte, que 23,4 kilómetros de longitud (ida y vuelta), la de mayor distancia de todas, tuvo 7.666.499 viajes, 184.568 viajes más que en 2015, lo que supone un 2,46% de subida. Le sigue la línea 7, también que, con 21,590 kilómetros de recorrido (ida y vuelta) y enlazando los barrios del norte de Pamplona con la zona hospitalaria, registró 3.358.618 viajes, 173.662 más que en 2015 (un 5,45% más), y la línea 18, que une Zizur Mayor y Sarriguren. Registró en 2016 2.877.002 viajes, 102.426 más que el año anterior y un porcentaje del 3,69% de ascenso. También la línea 16 (Aizoáin-Noáin-Beriáin) tuvo 171.601 viajes más en 2016 (el 6,69% de incremento), llegando a los 2.735.684 viajes.

El único descenso entre las líneas diurnas corresponde a la línea 22 (Yanguas y Miranda-Berriosuso), con un 34,36% de bajada (36.637 viajes menos). Como se sabe, la línea dejó de operar el 5 de septiembre del año pasado, y su servicio fue asumido por la línea 16 (Aizoáin-Noáin-Beriáin), algo que ya ocurría durante los fines de semana y verano.

En total, el ascenso de las líneas diurnas fue del 4,29%, es decir, se realizaron 1.435.125 viajes más, alcanzándose una cifra de 34.851.073 viajes. El responsable del transporte urbano en la MCP señala que el ascenso de viajes se constata más “en los días laborables”, ya que en los festivos sigue en las cifras de 2009.

EL NOCTURNO, UN 5,54% más Suben las líneas diurnas, pero en mayor medida las nocturnas, un 5,54% más que en 2015, lo que supone 35.756 viajes más y un cómputo total de 680.391. Entre las líneas nocturnas, la más utilizada fue un año más la N7 (Paseo Sarasate-San Jorge-Chantrea) con 182.926 viajes y el mayor incremento porcentual lo registró la N9 (Paseo Sarasate-Orkoien), con un aumento del 34,58%. El único descenso de las nocturnas fue en la N8 (Labrit-Mutilva), que cayó un 3,84%.

“tendencia positiva” El director del área de Transporte Urbano, Jesús Velasco, valoró este incremento porque “confirma la tendencia positiva que empezó el año pasado, después de pasar un periodo largo de un decrecimiento pronunciado de viajeros, desde el 2008, y tocamos fondo en el 2014”. Por eso, los datos de 2016 confirman que el cambio ya experimentado en 2015 “es en serio”, una tendencia al alza que se debe, a su juicio, “en un cúmulo de varios factores, uno de ellos las nuevas tarifas, que creemos que resultan más atractivas, pero también creemos que tiene que ver con la situación económica”.

Además, Velasco incidió en que “hay un conjunto de actuaciones, que estamos poniendo en marcha desde la MCP, como la renovación intensa de vehículos para modernizar la flota”. Así, recordó que se ha renovado el 20% entre 2015-2016, 28 autobuses de 140, además “introduciendo nuevas tecnologías, como la híbrida en 9 vehículos”. En lo que atañe a mobiliario, en abril se espera adjudicar el nuevo contrato, “que nos permitirá sustituir marquesinas y colocar más paneles de información en tiempo real, que son muy apreciados”. La suma de estos factores junto a las mejoras en determinadas líneas “ha marcado esta tendencia positiva, que se sigue manteniendo en estas primeras semanas de 2017”, avanzó Velasco. El reto está encima de la mesa, y la Mancomunidad confía en que el transporte público continúe en racha. “Aún estamos lejos de los 39 millones que alcanzó el servicio durante un periodo de 12 meses en torno a 2008”. Recuperar la cuota de entonces es el reto de la MCP.