Con miras al futuro

BECAS seis DEPORTISTAS de equipos navarros RECIBEN ayudas DE LA LNFS PARA SU INSERCIÓN EN EL MUNDO LABORAL

María Voltas - Lunes, 27 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Dani Saldise, Raúl Jiménez y Álvaro Quevedo, del Magna, posan en el Pabellón Anaitasuna con los apuntes de sus estudios.

Dani Saldise, Raúl Jiménez y Álvaro Quevedo, del Magna, posan en el Pabellón Anaitasuna con los apuntes de sus estudios. (Foto: Iñaki Porto)

Galería Noticia

Dani Saldise, Raúl Jiménez y Álvaro Quevedo, del Magna, posan en el Pabellón Anaitasuna con los apuntes de sus estudios.Luisma, Pedro García y Javivi, del Aspil, posan en la bilbioteca de Tudela.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente
“Mi prioridad es el fútbol sala, pero siempre he querido ser entrenador personal, por lo que hay que aprovechar” “Me gustaría ejercer de profesor en un colegio, hay que prepararse porque nunca se sabe qué puede pasar” “Quiero formarme en materias deportivas y de nutrición, y aplicarlo a mí mismo y a los demás” “Tengo magisterio, ahora acabo INEF, y quiero sacarme el tercer nivel del título de entrenador” “En Bachiller se me daba muy bien la economía, me encantaba, y ahora estoy terminando primero de ADE” “Solo me queda el TFG para terminar INEF. Me gustaría dedicarme a eso cuando termine como jugador”

pamplona- “Con constancia y tenacidad se obtiene lo que se desea;la palabra imposible no tiene significado”. Eso es lo que el militar y emperador francés, Napoleón Bonaparte predicaba. Un mensaje que, en estos tiempos difíciles, se puede aplicar en cualquier ámbito que se prefiera. En el caso de seis jugadores de fútbol sala de equipos navarros se aplica a la perfección. Estos seis deportistas están compaginando los estudios con su profesión, algo que no muchos jugadores llevan a cabo, ya que no es fácil. Al igual que puede no ser muy apetecible eso de ponerse a estudiar después de entrenar o en el viaje en autobús hacia un partido. Por todo ello, la Liga Nacional de fútbol sala (LNFS) ha querido premiar esa constancia y tenacidad poniendo en marcha, por segundo año ya, un programa de becas dirigidas a jugadores, entrenadores y profesionales de dicho deporte. Una iniciativa que busca contribuir tanto al desarrollo laboral, como formativo de dichos profesionales para favorecer la inserción de los mismos en el mundo laboral.

tres becados en el magnaEn el caso de Navarra, las becas se han repartido entre los dos equipos que militan en la Primera División como son Magna Gurpea y Aspil Vidal.

Por parte del club verde han sido los más jóvenes los que se han adentrado en el mundo de la constancia y la tenacidad, como son los alas Dani Saldise y Álvaro Quevedo, Alvarito, y el meta Raúl Jiménez. Para Dani Saldise y Raúl es el primer año que reciben la beca, mientras que para Alvarito es el segundo.

En cuestión de gustos, el navarro Saldise y el meta madrileño, Raúl, coinciden. Ambos están desarrollando el mismo curso de entrenador personal y nutrición. Un curso de un año en el que se aprenden las rutinas de entrenamiento y una serie de ejercicios con los que se pueden diseñar planes de entrenamiento.

“Mi prioridad ahora mismo es el fútbol sala, pero siempre podemos sacar tiempo para estudiar, por lo que merece la pena. Además, en mi caso, siempre he pensado que me gustaría dedicarme a ese mundo en un futuro”, asegura Saldise.

“Yo también he pensado que siempre me habría gustado formarme en materias deportivas y de nutrición. Al final es de lo que vivimos y me gustaría poder apricarlo a mí mismo y, en un futuro, a los demás”, señala Raúl.

En su caso, el curso que realizan es semipresencial y ellos eligen la fecha en la que quieren realizar el examen para ir quitándose materia: “El curso está dedicado para gente que por las tardes quiere estudiar, al igual que para gente como nosotros con el tiempo justo”, explica Saldise.

“Tratamos de estudiar cuando no entrenamos, y también de sacar horas en los viajes que hacemos”, reconoce Raúl.

Por su parte, el joven ala madrileño Alvarito, se ha decantado por el tema de la enseñanza y se encuentra en su primer año de Grado superior de educación infantil. “Cuando en su día deje el fútbol sala, me gustaría ejercer de profesor en un colegio. Pero para eso hay que estar preparado porque nunca sabes qué puede pasar, sufres una lesión o algo que te aparte del fútbol y hay que prepararse. Me gustaría estar ligado a ese mundo”, afirma Alvarito.

El grado del ala madrileño es presencial y se imparte por las mañanas, pero cuando no puede asistir tiene un campus virtual en el que cuelgan los apuntes. De esta manera, siempre puede estar al día si los entrenamientos le impiden acudir.

y tres becados en el aspilTambién tres jugadores del Aspil se encuentran construyendo los cimientos para un posible futuro laboral: Luis Martínez, Pedro García y Javier Mínguez.

Y, al igual que en el Magna, dos se encuentran haciendo la misma carrera, Luis Martínez, Luisma, y Pedro García están terminando Ciencas de la Actividad Física (Inef), aunque desde diferentes perspectivas.

Luisma desarrolló la carrera de Magisterio en Logroño, y cuando llegó a Tudela y empezó Inef, le convalidaron los tres primeros años. Por ello, ha tenido que desarrollar el cuarto y el quinto año. Le quedan tan solo tres asignaturas para acabar: “La carrera la he hecho porque lo que más me gusta es el deporte y, por eso, elegí una carrera relacionada con ello, para poder ser en un futuro preparador físico o entrenar a niños”, explica el pívot riojano.

Aunque esa no ha sido su única ocupación desde que está en Navarra, ya que también se está sacando el carnet de entrenador a la vez: “Estoy en el segundo nivel del carnet, son tres. En cuanto acabe la carrera, quiero sacarme el tercero. Me gustaría enfocarme a ser entrenador o preparador físico, porque como ya tenemos contactos en este mundo, igual tengo más posibilidades en un futuro”.

dani saldise

Ala del Magna Gurpea

álvaro quevedo

Ala del Magna Gurpea

Raúl JIMÉNEZ

Cargo

Luis MARTÍNEZ

Pívot del Aspil Vidal

jAVIER MÍNGUEZ

Ala del Aspil Vidal

pedro

Por su parte, Pedro García también termina enseguida los mismos estudios, Ciencias de la Salud, pero en vez de ser licenciatura como lo de Luisma, lo suyo es grado. “Empecé en Valencia y era presencial pero al venir aquí me permitieron hacerlo a distancia, con lo que estoy muy agradecido. Acabo de hacer mi último examen y me queda entregar el TFG”, reconoce el pívot valenciano, que eligió la carrera al ser el deporte lo que más le gusta: “Siempre que eliges una carrera de deportes es porque te gusta, pero yo no la he podido disfrutar. Cuando llegaban las prácticas que era lo que la gente quería hacer, yo o venía del entrenamiento o me tenía que ir luego a entrenar, y prefería clases de apuntes. Aun así, me encantaría dedicarme a ello cuando mi papel como jugador termine”.

Para Pedro ha sido el primer año en recibir la beca mientras que para Luisma ha sido el segundo, y en estos dos años que llevan juntos en el equipo se han apoyado mutuamente yendo juntos a la biblioteca para hacer más ameno el estudio. “Quedaba con Luisma cuando no entrenábamos por la mañana. Cuando más cerca estaban los exámenes, más apretábamos” asegura entre risas el de Valencia.

En otro caso se encuentra el ala madrileño del Aspil, Javier Míngez, Javivi, quien está completando primero de Administración y dirección de empresas, ADE.

“Empecé en Alcalá de Henares y al trasladarme a Navarra he tenido que cambiarme a la UNED y tengo sacado casi el primer año. Para mí la UNED no es igual que una universidad presencial, tienes que tener más fuerza de voluntad y me cuesta un poco más”, explica el madrileño, quien eligió dicha carrera al gustarle desde siempre la economía: “La carrera la elegí porque en Bachiller me encantaba la economía y se me daba muy bien. Así que cuando termine en el fútbol sala me veo ejerciendo de eso”, asegura Javivi.

no es un camino fácilRetomando la necesidad de esfuerzo que supone la constancia que alababa Napoleón, los jugadores de ambos equipos son consecuentes con dicho propósito.

“Durante el año tienes que ir estudiando por tu cuenta y para eso debes tener mucha fuerza de voluntad pero, en general, tenemos tiempo y con los apuntes que a veces nos facilitan vamos pudiendo”, alega Luisma.

“Cuesta compatibilizar, porque hay días que tenemos doble sesión de entrenamiento y es difícil sacar tiempo, pero con una buena organización se puede. Hay que ser constante, aunque sea difícil estudiar tres meses antes del examen”, explica Javivi.

“No ha sido fácil, pero mi universidad se ha portado muy bien porque no existía la modalidad a distancia y he podido apañarme para ir a Valencia cuando tenía los exámenes. Ha sido paliza de coche, pero si jugaba cerca, aprovechaba para ver si podían ponérmelo en esas fechas”, agradece Pedro García.

segundo año de las becasDebido a esa dificultad, la LNFS ha querido apoyar a sus profesionales para hacerles el camino un poco más fácil.

“Las becas valoran diferentes cosas: nivel de los estudios, si es universidad pública o privada, según el contrato que tengas, igual apoyan más a los que menos recursos tienen. La mía es pública, pero es una ayuda que siempre viene bien. Además, es un detalle de la LNFS porque no tiene la obligación de hacer nada y así se preocupa por la formación de los jugadores y porque tengamos un futuro cuando terminemos”, explica Luisma.

“Cada vez pide más gente la beca por lo que iremos tocando a menos, pero siempre es de agradecer recibir un dinero de apoyo”, afirma Saldise.

Así, el camino, acompañado de la constancia y la tenacidad, conduce, más tarde o más pronto, a lo que uno desea ejercer en el futuro.

futuro laboral

que tenga relación con el deporte

Estudios. La mayor parte de los jugadores que están estudiando lo hacen con algo relacionado con lo que están ejerciendo, es decir, el deporte, a la vez que también son estudios que están mezclados con la enseñanza. Como es el caso de Dani Saldise y Raúl Jiménez, del Magna, que están desarrollando un curso de Entrenador Deportivo y Nutrición, o al igual que Pedro García y Luis Martínez, del Aspil, que están terminando licenciatura y grado de Ciencias de la Actividad Física. Por otra parte, Álvarito está en primero de Grado Superior de Educación Infantil, y Javivi, está también en primero de ADE.