Emma Stone y Casey Affleck, mejores actuaciones

EFE - Lunes, 27 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 08:05h

Mahershala Ali, Emma Stone, Viola Davis y Casey Affleck.

Mahershala Ali, Emma Stone, Viola Davis y Casey Affleck. (EFE)

Galería Noticia

Mahershala Ali, Emma Stone, Viola Davis y Casey Affleck.

LOS ÁNGELES. Emma Stone logró hoy el Óscar a la mejor actriz por su trabajo en el musical "La La Land", categoría en la que competía frente a Isabelle Huppert ("Elle"), Ruth Negga ("Loving"), Natalie Portman ("Jackie") y Meryl Streep ("Florence Foster Jenkins").

"Me doy cuenta de que estar aquí se debe a una confluencia de suerte y oportunidad", dijo la intérprete tras recoger el galardón.

Stone dio las gracias al director de la cinta, Damien Chazelle, por confiar en ella para "formar parte de un proyecto especial y único en la vida".

También tuvo palabras para su compañero de reparto Ryan Gosling.

"Gracias por hacerme reír, por subir el listón y ser el mejor socio en esta aventura", apuntó. "Aún tengo mucho que aprender en esta industria, pero este es un símbolo precioso para continuar ese camino", agregó.

Se trataba de su segunda nominación ("Birdman") y la primera en esta categoría.

Stone, que interpreta en la cinta a Mia, una joven aspirante a actriz, canta, baila y enamora en la obra de Damien Chazelle, un musical para el que ensayó durante casi tres meses y para el que le sirvió su experiencia previa en el teatro con la obra "Cabaret".

La química de Stone con Ryan Gosling -con quien ya coincidió en "Crazy, Stupid, Love" y "Gangster Squad: Brigada de elite"- es uno de los puntos fuertes de la cinta, y la intérprete se desempeña con destreza y talento en las coreografías de ensueño de la historia, ya sea enamorándose en las colinas de Hollywood o surcando el cielo del observatorio Griffith.

Stone es el motor, el corazón y el alma de esta cinta que ya le ha deparado el Globo de Oro, el BAFTA británico y el premio del Sindicato de Actores de EE.UU. por un personaje con el que guarda ciertos paralelismos, ya que en la vida real también pasó años tratando de mostrar su talento en multitud de audiciones y nunca perdió la fe en sus posibilidades a pesar de los constantes rechazos.

CASEY AFFLECK, MEJOR ACTOR Casey Affleck obtuvo hoy el Óscar al mejor actor, la primera estatuilla que recibe en su carrera, gracias a su trabajo en el drama "Manchester frente al mar", tal y como se dio a conocer en la ceremonia de los galardones de la Academia de Hollywood que se celebra en Los Ángeles.

Affleck cumplió con los pronósticos de los expertos y se impuso a candidatos de altura como Denzel Washington ("Fences"), Andrew Garfield ("Hasta el último hombre"), Viggo Mortensen ("Capitán Fantastic") y Ryan Gosling ("La La Land").

El intérprete, muy emocionado, dijo que el premio significaba mucho para él y dio las gracias, por encima de todo, al cineasta Kenneth Lonergan, porque si no hubiera escrito su rol en "Manchester frente al mar" él "no estaría aquí, seguro".

También dio las gracias a su familia, y se mostró "muy orgulloso" de formar parte de la comunidad de Hollywood

El hermano pequeño de Ben Affleck conquistó a los académicos de Hollywood gracias a su interpretación contenida, sobria y repleta de matices del drama "Manchester frente al mar" de Kenneth Lonergan.

En esta cinta Affleck da vida a Lee Chandler, un huidizo y complicado hombre que trata de dejar atrás un trágico pasado cuando recibe la noticia de que debe hacerse cargo de su sobrino.

Affleck llegaba lanzado a los Óscar tras haber ganado el Globo de Oro, el Bafta y el Spirit por su trabajo.

El intérprete ya había sido nominado al Óscar por "The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford" (2007), y su filmografía incluye títulos como "Adiós pequeña, adiós" (2007);y la trilogía de "Ocean's Eleven" (2001), "Ocean's Twelve" (2004) y "Ocean's Thirteen" (2007).

No obstante, la controversia también acompañó su carrera al Óscar. Los medios de comunicación rescataron recientemente un antiguo caso, que se cerró con un pacto entre acusación y defensa, en el que una productora y una directora de fotografía denunciaron a Affleck por acoso sexual cuando trabajaron en su falso documental "I'm Still Here" (2010).