Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Carlos Clerc: “No hemos competido como debíamos”

Vestuarios | Los jugadores de Osasuna se muestran autocríticos y “jodidos” tras la derrota en Cornellà

Javier Saldise - Agencia LOF/Efe - Lunes, 27 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Clos Gómez muestra la tarjeta roja a Oier ante las protestas de Sirigu.

Clos Gómez muestra la tarjeta roja a Oier ante las protestas de Sirigu.

Galería Noticia

Clos Gómez muestra la tarjeta roja a Oier ante las protestas de Sirigu.

“No podemos pedirle nada a la afición, está siempre con nosotros y tenemos que darle más” “No me enfado por el cambio, es una situación que puede ocurrir después de una expulsión” “Se nota mi inactividad. No estoy nada contento con el rendimiento que estoy dando”

Barcelona- Los jugadores de Osasuna eran la viva imagen de la decepción a su salida del estadio de Cornellà-El Prat. Pese a hablar de la jugada del penalti y la extraña expulsión de Oier, los rojillos no se escudaron en esta acción y asumieron la realidad de lo vivido sobre el césped. Alguno, como De las Cuevas, fue muy claro en el mensaje que mandó tras el encuentro: “Tenemos que pelear a muerte cada partido”.

Una de las figuras más relevantes del vestuario de Osasuna es Miguel de las Cuevas, que valoró todo lo sucedido en el día de ayer. “Estamos mal. El partido se nos ha complicado a partir de la expulsión. Con uno menos hemos corrido mucho detrás del balón y apenas hemos tenido posesión”, analizó.

El alicantino quiso acordarse de la hinchada rojilla, para la que tuvo palabras de afecto: “Poco podemos pedirle ya a nuestra afición. Está siempre con nosotros y tenemos que darle muchos más”.

Por último, el centrocampista de Osasuna repitió un mensaje que los jugadores rojillos llevan comentando varias veces desde la llegada de Vasiljevic: “Hasta que los números digan que tenemos posibilidades de salvarnos, tenemos que pelear a muerte. El miércoles tenemos otro partido y en el fútbol las cosas pueden cambiar de un día para otro. Tenemos que sumar, sobre todo por nuestra afición”.

Quien no pudo disputar muchos minutos pese a ser una de las novedades en el once titular fue Kenan Kodro. El delantero apenas tuvo participación en el encuentro antes de ser sustituido a la media hora por la expulsión de Oier. “No podemos andar pensando mucho en el partido, ya que viene otro rápido. Hay que mirar hacia adelante. Hay que buscar el bien del equipo. La situación no acompaña, pero tenemos que aislarnos de todo. Hay que cambiar el chip. Todos los partidos van a ser complicados, pero tenemos que competir”, dijo.

Kodro afirmó que no se fue enfadado por su sustitución: “No me preocupa el cambio, ya que es una acción que pasa en los partidos (la expulsión) y el míster ha tomado esa decisión y no hay ningún problema, ya que hay que pensar en lo mejor para el equipo”.

Por su parte, David Garcíaexplicó que “es otro encuentro con más de lo mismo. En el primer gol puede haber una falta, pero es fallo nuestro;y luego, a raíz de la expulsión, hemos tenido que remar y ha sido complicado. Ahora estamos hundidos y jodidos, pero solo queda seguir. No queda otra que animar a la afición con una victoria. No hay que decir nada. Se agotan las palabras. Pese a que está siendo un año duro, si bajamos la cabeza, sería un grave error.”

Pese a jugar con cuatro atrás, Vasiljevic apostó por un Carlos Clerc que le daría profundidad a la banda izquierda. El lateral fue claro en su diagnóstico sobre lo ocurrido ayer: “Es un palo más. Al final pasa lo de siempre. Estamos bien, nos meten un gol y la expulsión nos ha terminado de condicionar. Ni nos hemos acercado a portería a partir de ahí. Hay que salir de los campos con dignidad y habiendo competido, y no ha sido así, así que hay que darle una vuelta para que esto no se vuelva a repetir. A raíz de la expulsión ellos han movido el balón y ya han encontrado el hueco. Cuando no tienes balón, estás cansado y cuesta salir”.

Por último, también contó sus sensaciones uno de los fichajes de invierno, Raoul Loé, que fue quien más claramente mostró sus sentimientos: “Me voy muy cabreado y triste. Estamos encajando tres goles en cada partido, esto no puede ser. Hay que levantarse en casa, que es por donde pasa la solución”.

Y tampoco se escondió cuando se le preguntó por su comportamiento dentro del campo, que dista de lo que puede aportar en el máximo de su plenitud: “Ahora mismo estoy muy jodido, tenemos que analizar los errores y hay que pensar ya en el miércoles. Se me nota, no estoy contento con mi rendimiento”.