Mamuxarroak y mutuak vuelven a imponer su ley en las calles de Unanu

Nerea Mazkiaran - Lunes, 27 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Mamuxarroak cubren su rostro con máscaras.

Mamuxarroak cubren su rostro con máscaras. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

Mamuxarroak cubren su rostro con máscaras.

unanu- Pese a las prohibiciones del franquismo, en Unanu aseguran que nunca dejaron de celebrar sus carnavales, una fiesta transgresora en una época en los que imperaba una recta moral a la que casi nadie osaba enfrentarse. Aunque corren otros tiempos, los días previos a la Cuaresma, a las faldas del monte Beriain nunca fallan mamuxarroak y mutuak que por unas horas se convierten en dueños y señores de esta tranquila localidad de poco más de 100 habitantes.

Así fue ayer, Mamuxarro txikien eguna, cuando nueve jóvenes renovaron esta costumbre ancestral rodeada de rituales para despertar a la naturaleza de un largo invierno. Cuentan que los golpes forman parte de rituales relacionados con la purificación y la fertilidad. Así, mamuxarros y mutus blanden largas varas de avellano, los temibles urritzak, con los que golpean a los pies de vecinos y foráneos, entre carreras y saltos intentado esquivarlo.

El carnaval es transgresor y anónimo. Por ello, estos personajes cubren su rostro con la enigmáticakattolak. Precisamente, estas máscaras de hojalata de origen inmemorial hacen único al carnaval de este concejo de Ergoiena. Aunque comparten máscara, se diferencian en el resto de la vestimenta. Mamuxarroakvisten de blanco, con fajas rojas o negras y dos cinturones con cascabeles, panpaxilak, en la cintura y cruzando el pecho que sirven para alertar a los vecinos de su presencia.

Mutuak van vestidos de mujeres con colores vivos y sin cascabeles para no ser oídos, de ahí su nombre. También llevan una vara, por lo que también fustigan a sus víctimas. Ambos completan el atuendo con un gorro con cintas de colores. Lo cierto es que mamuxarros y mutus hicieron ayer bien su trabajo, persiguiendo a vecinos y foráneos más de una hora. El momento de recuperar fuerzas llegó después con un animado auzate. El martes será el Mamuxarro handien eguna, el de los mayores.