Frases de los Goya

Javier Quintano Ibarrondo - Martes, 28 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Al acto conyugal encaminado a la procreación aquel obispo le denominaba con todo respeto “el transporte púbico”. ¡Ellos y su inveterado apego a regularnos el tráfico! La Divina Con Medias, de Danteal y Gieri, volvió a ser este mes el libro más solicitado en la biblioteca del instituto. El bibliotecario pensaba ufano que poco a poco nuestros jóvenes volvían a acercarse a los clásicos. El Globalmundi se regirá este 17 por dos patrones de distinto acento: el patrón oro y el pátron Donald. Decir novela histórica es una redundancia: ¡Ya sabemos que una novela es una historia, que toda novela lo es! Nuestra base de la convivencia es la ley. La de ellos es la ley de la ventaja. El problema de la información y el conocimiento es el de completar un puzle al que diariamente le estamos añadiendo un sinfín de piezas. Al fin te han llamado de la oficina de empleo, ¿no? ¿Y qué te han llamado? Cuando en enero del 2013, en plena crisis, redujeron de 72 a 45 los vehículos oficiales de la Casa del Rey pensé que ampliarían de inmediato el parque de camellos. En nuestro tiempo el jueves era el día de los globos, sí, hasta que unos tontos inventaron la tele. Antes de acostarme me lavo los pies los días capicúas de cada mes: el 11, el 22 y el 33. ¿Cuál es el error en este texto? Lo preguntaban en el control rutinario de comprensión del lenguaje no recuerdo si de primaria. Si aquella capital era la tercera capital de Europa con más hollín, ¿lo que necesitaban era un alcalde autoritario o el más modesto deshollinador? Hay profesores-escritores tan inteligentes pero con tan poco oficio que se elevan a meros factores de inestabilidad en tiempos de desconcierto. Brindemos, levantemos la copa a la altura del Goya: ¡El film justifica los medios! ¡Va por ellos!