Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
investigado por presuntos malos tratos

El abogado de la familia de Nagore Laffage, retirado del turno de oficio de violencia doméstica

El abogado de Alonso Belza, Juan Román Zubillaga, rechaza "categóricamente" los hechos que se imputan a su defendido

EFE - Martes, 28 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 13:20h

Juzgado de Violencia sobre la Mujer de San Sebastián

Juzgado de Violencia sobre la Mujer de San Sebastián (Google)

Galería Noticia

Juzgado de Violencia sobre la Mujer de San Sebastián

DONOSTIA. El Colegio de Abogados de Gipuzkoa (Icagi) ha retirado "cautelarmente" al abogado Miguel Alonso Belza, investigado por presuntos malos tratos a su pareja, del Turno de Oficio de Violencia contra la Mujer al que se encontraba adscrito voluntariamente.

Miguel Alonso Belza, conocido por haber representado a la familia deNagore Laffage, víctima de un asesinato machista en Sanfermines de 2008, ha sido profesor de Derecho Penal en la Universidad del País Vasco y es Miembro de Honor del Instituto Vasco de Criminología (IVAC), además de diputado de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Gipuzkoa, a la que dejó de pertenecer a raíz de este caso.

La decisión adoptada ahora por unanimidad de la Junta de Gobierno del Icagi se produce tras conocerse que, el pasado 16 de enero, elJuzgado de Violencia sobre la Mujer de San Sebastián dictó una orden de protección en favor de la víctima, que impide al letrado aproximarse a la perjudicada y comunicarse con ella durante la tramitación de la causa que se sigue por este asunto.

Los hechos que han motivado ahora la orden de protección contra Alonso Belza tuvieron lugar presuntamente entre abril y diciembre de 2016, cuando, según el auto del Juzgado de Violencia sobre la Mujer, supuestamente la víctima habría sufrido, "indiciariamente", "numerosos episodios de agresividad física, psíquica y ambiental" por parte de su compañero, con el que había iniciado una "relación afectiva" en 2015.

El abogado que representa a Alonso Belza en esta causa, Juan Román Zubillaga, ha rechazado "categóricamente" los hechos que se imputan a su defendido y ha precisado que la medida cautelar de protección dictada contra su cliente ya ha sido recurrida en apelación ante la Audiencia de Gipuzkoa.

No obstante, la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Gipuzkoa ha emitido hoy un comunicado en el que explica que, por unanimidad, "considera conveniente" la "separación cautelar" del letrado del citado turno de oficio con el objetivo de "garantizar el funcionamiento normal del Servicio de Asistencia y Asesoramiento a las Mujeres víctimas de la violencia de género".

En su nota, el Icagi muestra "el máximo respeto a la actuación judicial en curso" y "a la presunción de inocencia de la persona afectada", al tiempo que reafirma su "compromiso institucional" y de sus abogados "con la erradicación" de la "lacra social" de la violencia machista.

El Colegio precisa que "nada más tener conocimiento de la puesta en marcha del procedimiento judicial" contra Alonso Belza, su Junta de Gobierno se reunió el pasado 17 de enero y constató que el letrado no había renunciado a su cargo de diputado en el órgano de dirección del Colegio.

Por este motivo, decidió ratificar la decisión previa de su decana de "suspender" al letrado "de todas sus funciones" con "apartamiento de las labores de docencia en el Máster de la Abogacía y revocación de sus designaciones en la dirección letrada de asuntos e intereses del Colegio, dejándolas sin efecto".

Asimismo, la Junta, "en atención indiciariamente a la gravedad de los hechos" y "para garantizar el funcionamiento normal del Servicio de Asistencia y Asesoramiento a las Mujeres víctimas de la violencia de género, considera conveniente la separación cautelar del servicio" a este letrado "por unanimidad".

"La Junta de Gobierno quiere expresar el máximo respeto a la actuación judicial en curso, a la presunción de inocencia de la persona afectada, y reafirmar nuestro compromiso institucional y de nuestros abogados con al erradicación de esta lacra social, cuya labor más destacada es la defensa especializada y continuada de los derechos y libertades de las víctimas", concluye el comunicado.

El turno de oficio contra la violencia de género de Gipuzkoa, al que pertenecía Belza, es un servicio gratuito para la víctima y de adscripción voluntaria para los letrados.

En la actualidad, el turno cuenta con más de doscientos profesionales que prestan servicio en dos zonas de Gipuzkoa, la primera de las cuales engloba a los partidos judiciales de San Sebastián, Irun y Tolosa, mientras que la segunda agrupa a los de Azpeitia, Bergara y Eibar.

Para poder formar parte de este turno, los togados deben llevar al menos tres años inscritos en el Colegio y ser especialistas en materia de malos tratos, para lo que previamente deben haber superado un cursillo de formación.