Silbidos

Dos conceptos a aclarar

Por Manuel Osorio - Miércoles, 1 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Galería Noticia

No es mi intención opinar sobre decisiones arbitrales concretas, pero sí intentar aclarar los conceptos que las motivan con el fin de que cada aficionado se forme su opinión sabiendo lo que las Reglas de Juego dicen al respecto. Así abordaré dos situaciones discutidas en este pasado fin de semana.

Las situaciones a aclarar se resumen en estas dos preguntas:

1. ¿Se puede expulsar a un jugador al que se le ha sancionado con penalti por evitar una ocasión manifiesta de gol?

2. ¿Es posible sancionar un penalti cuando el balón golpea la mano procedente de un rebote?

Con respecto a la primera cuestión sabemos que esta temporada no se sancionan ya con expulsión todas las jugadas que terminan en penalti frustrando una ocasión manifiesta de gol, pero esto se refiere exclusivamente a las situaciones en las que la infracción se produce en disputa directa del balón. Sirve como ejemplo el portero o defensor que sale a cortar un ataque y al llegar tarde derriba a su adversario. En este caso debe recibir únicamente amonestación.

Cuando un defensor corta una ocasión de gol sujetando o empujando a un adversario o zancadilleándolo sin que el balón esté a distancia de ser jugado debe ser expulsado. En esto la norma no ha cambiado.

En la segunda pregunta lo fundamental es valorar la voluntariedad de la mano, teniendo muy en cuenta que se considerará voluntaria una mano que se encuentre en posición poco natural en la disputa del balón.

Existe el criterio de que, si se produce un rebote rápido y el balón golpea en la mano, es muy posible que esa mano no sea sancionable, pero, si la mano se encuentra levantada en una posición poco natural, estará ocupando un espacio inapropiado y la falta o penalti, si es dentro del área, deberá sancionarse.

Me gustaría dejar muy claro que no estoy juzgando jugadas concretas, sino intentando aportar datos para que cada aficionado pueda construir sus opiniones personales.

El autor es vocal de Formación y Relaciones Sociales del Comité Navarro de Árbitros de Fútbol