Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Piden 15 meses al encausado de pegar a un agente del dispositivo del desalojo

El procesado por un incidente en el exterior afirma que él fue víctima de un porrazo, pero un agente le identifica como agresor

Miércoles, 1 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:06h

“La porra extensible no se ha prohibido a raíz de este incidente, se ha racionalizado su uso”

JESÚS MUNÁRRIZ

Jefe Policía Municipal de Pamplona

pamplona- Otro hombre, J.E.V.E., también fue enjuiciado ayer en el Juzgado de lo Penal 2 de Pamplona acusado de participar en los incidentes ocurridos en el desalojo del edificio número 13 del paseo Sarasate de Pamplona durante el pasado mes de octubre. La Fiscalía acusa a este hombre de un delito de atentado por haber pegado un puñetazo a la altura de la sien a un agente de la Policía Municipal de Pamplona que se encontraba realizando un cordón de seguridad en la zona. El agente reconoció que no había visto a quien le golpeó, pero que fueron varias personas en dos o tres episodios los que le dieron puñetazos y patadas, que le hicieron caer al suelo casi de forma consecutiva, le provocaron sangrado en un oído y le causaron lesiones que le hicieron quedar aturdido. Sus heridas tardaron 16 días en curar y, por ello, hay otras diligencias de investigación abiertas en el Juzgado de Instrucción 2 de Pamplona con 9 imputados más. Pero ayer el juez decidió continuar la vista por la acusación que se seguía contra este joven, quien negó haber golpeado a nadie y aseguró que solo trató de mediar con los agentes que estaban “golpeando duramente” a las personas que salían del edificio. Este procesado, que había visitado la feria ecológica del paseo y se acercó al edificio desalojado al ver un tumulto de gente, manifestó que sufrió un golpe con una porra extensible de un agente de municipal al que no identificó.

Otro de los agentes intervinientes fue clave para llevar a juicio al acusado ya que reconoció sin ningún género de dudas a este como una de las personas que había golpeado a su compañero y le había hecho caer al suelo. Luego, afirmó que había visto al acusado retirarse varios metros detrás del cordón y que se dolía de la mano, algo que ratificaron varios policías más. Dos testigos que acompañaban al acusado defendieron que este no pegó a nadie y que los agentes fueron los que les golpearon y apartaron a los tres. El jefe de Policía Municipal, Jesús Munárriz, declaró que, tras este incidente, “no se han retirado las porras extensibles de la dotación, se ha racionalizado su uso. Durante la intervención la mayoría usó la normal y en dos casos se ve la otra”. - E.C.