liga asobal | Helvetia 31 - BM Sinfín 24

Victoria a base de casta

balonmano | el helvetia anaitasuna se impuso al bm sinfín en un encuentro duro en el que hubo varias exclusiones en el tramo final

Jon Maiza | Iñaki Porto - Jueves, 2 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Gabriel Ceretta, uno de los mejores de la primera parte, en una acción de ataque ayer.

Gabriel Ceretta, uno de los mejores de la primera parte, en una acción de ataque ayer. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

Gabriel Ceretta, uno de los mejores de la primera parte, en una acción de ataque ayer.

HELVETIA ANAITASUNA Norlander, Gaston (3), Bazan (1), Mota(1), Nadoveza (3), Goñi (2), Oswaldo (4), -siete inicial-, Etxeberria (3), Kisselev, Chocarro(5), Ceretta (4), Aguirrezabalaga (1), Balenciaga (2), Ugarte (2).

BM SINFÍN Makaria, Amarelle (8), Pla (4), Blázquez, Postigo, Herrero, Ros (2) -siete inicial- Herrero (3), Prieto (2), Río, Jorajuría (3), Calderón (2).

Goles cada cinco minutos 4-1, 5-3, 8-5, 11-7, 14-8, 16-9, (descanso);16-11, 18-13, 19-15, 22-18, 27-20 y 31-24 (final).

Árbitro José Manuel Iniesta y Miguel Martín. Excluyeron, por parte local, a Gastón, Bazan, Nadoveza, Ugarte y amonestaron con una tarjeta amarilla a Oswaldo, Chocarro y Bazan. Por parte visitante a Herrero, Prieto, Río y Ros y mostraron tarjeta amarilla a Pla y Calderón. Expulsaron a Ros.

Estadio Anaitasuna, ante alrededor de 600 aficionados.

pamplona- El Helvetia Anaitasuna cosechó ayer su tercera victoria consecutiva en la liga Asobal, gracias una trabajada victoria ante el BM Sinfín (31-24) en un encuentro duro y trabajado, en el que ambos equipos sufrieron varias exclusiones en el tramo final del choque.

El equipo del Juanto Apezetxea comenzó el partido muy enchufado, aprovechando los contragolpes para poco a poco tratar de ir abriendo brecha en el marcador, pero el equipo cántabro no le perdió la cara al partido en ningún momento y se mostró muy contunde en la faceta defensiva durante la primera parte.

La entrada de Gabriel Ceretta aportó más dinamismo al equipo local, el lateral brasileño fue uno de los mejores jugadores de la primera parte, dejando destellos de su gran potencia y calidad.

La segunda parte comenzó con una tónica muy diferente, el Sinfín entró más suelto y a los locales les costó volver a coger el ritmo del encuentro. Apoyados en la gran actuación de su portero, Ernesto, el equipo de Santander logró acortar distancias y apretar el partido.

Cuando el choque se encontraba en su fase decisiva, aparecieron Chocarro, Oswaldo y Nadoveza para abrir brecha en el marcador y dejar el encuentro casi sentenciado.

La cuestionable actuación arbitral condicionó el último tramo del partido, en el que ambos equipos sufrieron varias exclusiones, hasta llegar a jugar cinco contra cinco en algún momento.

En los diez últimos minutos, con las expulsiones de Río y Gastón, el club pamplonés supo aguantar los avances del Sinfín y acabó ganando con cierta comodidad.