Juncker pone sobre la mesa dar marcha atrás para deshacer la integración europea y eliminar el euro

Bruselas plantea a los países cinco opciones, entre ellas una Europa federal o a dos velocidades, para diseñar la futura UE a 27

Jueves, 2 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

pamplona- La Comisión Europea puso ayer sobre la mesa cinco opciones para diseñar la futura Unión Europea a Veintisiete, ya sin el Reino Unido, que van desde una verdadera unión política y económica a un simple mercado único, un debate en el que Bruselas se ha propuesto implicar a todos los ciudadanos europeos.

El Ejecutivo comunitario presentó ayer un libro blanco sobre el futuro de Europa, un documento que abre el debate que los líderes europeos mantendrán en la cumbre de Roma del próximo 25 de marzo, con motivo del 60 aniversario de la UE. Esa cita “no simplemente será el aniversario, sino que será el nacimiento de la UE a 27”, servirá para “pasar página”, dijo ante el pleno de la Eurocámara el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Añadió que el libro “es el inicio del proceso, no el final”, y confió en que “a partir de ahora tenga lugar un debate franco y amplio”.

Hacia donde vas Europa?”, se preguntó el presidente, que también contempla otros cuatro escenarios. Continuar como hasta ahora, impulsar una UE a dos velocidades donde únicamente se integren más los que realmente quieren, crear una UE con menos poderes pero más eficiente o apostar por la Europa federal.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, aseguró acerca del libro que éste incluye la opción de “deshacer Europa” y que, aunque no es de su gusto, “debe evaluarse”. El objetivo de la CE es que el debate prosiga a lo largo del año para extraer las primeras conclusiones en el Consejo Europeo de diciembre.

El presidente de la CE subrayó que la Unión actual está limitada para resolver problemas como la lucha contra el desempleo, ya que las políticas en ese ámbito son fundamentalmente competencia nacional y no europea. El documento señala que pese a los logros de la UE, “muchos europeos consideran que la Unión es o demasiado distante o que interfiere demasiado en su vida diaria”. - D.N.