Emisión imposible

La censura en fuera de juego

Por Javier Arizaleta - Jueves, 2 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

No queda claro si es casualidad o está íntimamente ligado, pero parece que la censura se practica aquí del mismo modo que lo hacen en Irán. En Irán se han retratado al pixelar el escote de Charlize Theron en la gala de los Oscar de la madrugada del pasado lunes y Radio Televisión Española estos días acaba de retirar de su web y de su canal en YouTube la gala Drag Queen 2017 de Las Palmas de Gran Canaria, donde aparecía la actuación de Drag Sethlas vestido de la Virgen María y de Cristo crucificado. Hay gente dispuesta a volver atrás a costa de cargarse la libertad como tarea vital pero otros muchos lo hacen de manera profesional y eso rechina. Un trabajo arduo que choca contra un mundo más abierto y cosmopolita que nunca. La televisión y el cine son dos ejemplos de actualidad planetaria. En cualquier parte del planeta se puede ver la catástrofe que produce a diario la guerra en Siria que aplaudir por la concesión del Oscar al director iraní Asghar Farhadi a la mejor película de habla no inglesa. Un director, que por cierto ya tenía otra estatuilla en su palmarés por Nader y Simin, que renunció a formar parte de esa gala. Un acto que en realidad fue una de las pocas protestas en contra de la política de restringir la entrada a ciudadanos de determinados países de Trump. Un veto ridículo en mitad de un mundo audiovisual que está activado en vivo y en directo. Quedan muchos actos de protesta en esta legislatura universal contra un presidente dispuesto a utilizar la censura contra el resto del mundo. Afortunadamente, la censura no ha impedido que se vea a la espectacular actriz Theron ni el vacío dejado en los Oscar por Farhadi, de la misma manera que ha habido gente que ha denunciado la desaparición de las imágenes del ganador del concurso carnavalesco de Gran Canaria. Y es que no hay nada que le siente peor a la censura que se denuncie su misma existencia.