Todas las entradas vendidas desde hace un mes

Berri Txarrak cierra este viernes su gira de 20 aniversario en Madrid

EFE - Jueves, 2 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 18:17h

Actuación de Berri Txarrak en el Tres Sesenta Festival.

Actuación de Berri Txarrak en el Tres Sesenta Festival. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Actuación de Berri Txarrak en el Tres Sesenta Festival.

MADRID. La ya longeva banda de rock Berri Txarrak proclama y demuestra que "la música es universal y no entiende de lenguas" ante el cierre mañana de su gira de 20 aniversario en Madrid, con todas las entradas vendidas desde hace un mes y a pesar de las dificultades que alguna vez pudo suponer cantar en euskera.

"Mucha gente nos ha apoyado en este tiempo, pero quizás llegar hasta aquí nos ha supuesto el triple de trabajo que a otras bandas. Ahí hay una labor de los medios, que han ninguneado o han tratado con desdén la música en otras lenguas", opina Gorka Urbizu, vocalista, guitarrista y miembro fundador.

Según explica durante una entrevista con Efe, para esta banda formada en Lekunberri (Navarra) en 1994 "no fue una elección" componer en euskera, el idioma en el que "más cómodos se sienten al expresar emociones e ideas" y del que bebieron musicalmente en su adolescencia.

No será porque nos les hayan tentado para cambiar de diccionario. "Cuando grabamos 'Jaio.Musika.Hil' (2005), el productor Ed Rose nos dijo que si lo hacíamos en inglés nos metía en la que por entonces era la discográfica 'indie' por antonomasia en EE.UU.", recuerda.

Aquel, su quinto disco de estudio, fue un álbum importante, el primero en formato trío tras la salida del guitarrista Aitor Oreja, el primero asimismo con productor americano y el que dio comienzo a una proyección internacional que les ha llevado de Japón a Latinoamérica (allí tocaron hace unos meses junto a Descendents).

No son los únicos datos de relumbre de su currículum. Así, han firmado colaboraciones junto a Rise Against y su sexto álbum, "Payola" (2009), se grabó en Chicago con otro grande a los mandos, Steve Albini, conocido por sus trabajos para Pixies o Nirvana.

Cuenta Urbizu que fue entonces cuando vivió el que probablemente ha sido el peor mazazo en estos años, la salida a mitad de gira de su "hermano musical", Aitor Goikoetxea, el que fuera batería y cofundador de Berri Txarrak.

Menos importancia parece concederle a otros escollos del camino. El concierto que celebrarán mañana en La Riviera con todo el aforo agotado contrasta con la cancelación forzosa de 2004 en la sala Caracol de la capital por una protesta.

O como cuando en 2010 el PP intentó forzar su salida del cartel del Getafe en Vivo por interpretar canciones "que humillaban a las víctimas, ensalzaban el terrorismo y atentaban contra las fuerzas de seguridad del Estado", según el partido.

"Nosotros seguimos haciendo lo mismo que hemos hecho siempre, pero casos de censura no faltan, mira lo que sucede con César Strawberry. Desconozco las razones. Me parecen ganas de hacer ruido, porque no hay nada en el fondo", dice.

A los ataques, al tiempo y a la ausencia incluso de un gran "hit", señala Urbizu, lo han vencido con "pasión y determinación", factores que le han permitido consumar cerca de mil conciertos, en los últimos años con Galder Izagirre y David González como compañeros estables.

"La nostalgia es lícita, pero nosotros no somos muy de mirar hacia atrás", subraya quien decidió evitar la manida fórmula del recopilatorio ante su vigésimo aniversario.

En su lugar, publicaron "Denbora Da Poligrafo Bakarra" (2014), un álbum con 20 canciones y tres discos, cada uno de ellos con un productor diferente (Ross Robinson, Ricky Falkner y Bill Stevenson), lo que les valió el Premio de la Música Independiente al mejor disco en euskera.

Por todo ello, por la apuesta de ese álbum que salió bien, por toda la gira y, en concreto por el llenazo en La Riviera, reconoce "este podría ser el mejor momento" de su carrera.

Tras Madrid, descansarán, antes de empezar a "enredar" en un nuevo álbum, conscientes de que se han puesto "el listón muy alto". Les quedan algunos compromisos en festivales a partir del 2 de junio, cuando tocarán en el Primavera Sound de Barcelona, o en el Weekendbeach Festival de Torre del Mar (Málaga) en julio.