El ordenador de la exconcejal de UPN en Egüés fue borrado por un experto

Declara el informático que recuperó datos del equipo de trabajo de Carolina Potau

Kepa García - Jueves, 2 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Andía y Potau.

Andía y Potau. (Archivo)

Galería Noticia

Andía y Potau.

pamplona - El técnico informático que recuperó los archivos desaparecidos del ordenador de trabajo de la exedil de UPN en el valle de Egüés, Carolina Potau, declaró ayer en el juzgado de Aoiz que el borrado corrió a cargo de un experto informática dado lo bien que se había ejecutado la limpieza de datos.

Federico Albero compareció por la mañana en calidad de investigado en la causa abierta tras la denuncia que formuló la propia Potau por una supuesta vulneración de su intimidad después de que se recuperara del ordenador -que pertenecía a la sociedad pública Andacelay- diversa información, parte de la cual puede relacionarla con adjudicaciones que están siendo investigadas por las irregularidades detectadas.

Durante su declaración, el técnico informático relató que recibió el ordenador después de que el actual alcalde, Alfonso Etxeberria, y el gerente de Andacelay, Aitor Altuna, se pusieran en contacto con él para comentarle si existía algún sistema para recuperar documentos de dicha sociedad que no aparecían.

Tras emplear varios métodos, se consiguió recuperar información “que podía ser sensible”, sobre todo la relativa a la empresa Laranzor que vinculaba directamente a Potau con varias adjudicaciones en el valle de Egüés.

cambiazo de ordenadorTambién comprobó, según su declaración, que Carolina Potau “borró y eliminó todo lo relativo a la documentación de Andacelay”;y planteó la posibilidad de que se hubiera producido un cambiazo en el ordenador de la exedil de UPN.

Aclaró Albero que con esta información se efectuaron tres copias para su traslado al juzgado, a la Fiscalía y a la sociedad Andacelay. Uno de estos informes acabó en manos de Potau después que el exalcalde Josetxo Andía pidiera una copia cuando el asunto fue tratado en el Pleno. Este dossier fue incorporado en la denuncia que la exedil regionalista presentó ante la Guardia Civil por vulneración de su intimidad. A preguntas del abogado de la denunciante, reiteró que solo se buscó información relativa a la sociedad pública citada.

Como se recordará, los dos últimos alcaldes regionalistas en el valle de Egüés -Ignacio Galipienzo y Josetxo Andía- tuvieron que dejar sus cargos por los casos de corrupción que fueron sucediéndose en el municipio. En el caso del primero, tuvo una condena por prevaricación a sus espaldas y fue expulsado de UPN, como Potau, en su caso por la vinculación directa con un grupo empresarial (CIN), que obtuvo adjudicaciones en Egüés cercanas a los 40 millones de euros.

Para poner fin a este continuo goteo de irregularidades, todos los partidos con representación en el ayuntamiento reclamaron la salida de Andía, lo que finalmente se produjo en marzo de 2013. En el consejo de administración de Andacelay se adoptó la decisión de enviar toda la documentación recuperada del ordenador al juzgado donde se mantienen abiertos varios casos por las irregularidades detectadas en el municipio.

Hasta la fecha, la juez de Aoiz ha citado a declarar a los cargos públicos Alfonso Etxeberria, Mikel Bezunartea, Álvaro Carasa, Mikel Etxarte, Joseba Orduña, Amaia Etxarte y Alfonso Úcar. También han prestado declaración Aitor Altuna, gerente de Andacelay, Fermín Elizalde, contable de dicha empresa, y Cristina Altuna, asesora del Ayuntamiento del Valle de Egüés.