Elvira España se queja de falta de recursos y solicita más profesorado

La directora del centro alertó de la saturación de alumnado desfavorecido, con picos de hasta el 72% en alguna aula

Jueves, 2 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

tudela- La dirección del Colegio Público Elvira España de Tudela aprovechó ayer la visita de la Comisión de Educación del Parlamento al centro para trasladar sus quejas en torno a la falta de recursos y la saturación de alumnado desfavorecido y pidió un respaldo real para no alimentar la huida de la red pública.

Según explicó la directora, Mariví Pérez, “el problema principal es la falta de recursos para atender a la gran diversidad de alumnado socialmente desfavorecido. Tenemos 600 estudiantes (unos 40 de incorporación tardía), el 46,8% de origen inmigrante, con picos de hasta el 72% en alguna aula, y un plantel de 50 docentes. Sencillamente, no llegamos. Faltan profesores, es fundamental. No podemos seguir subiendo a Pamplona a mendigar una hora para esto o para lo otro. La clave está en mejorar la ratio”.

En ese contexto, Pérez insistió en que no pueden competir con la concertada por falta de recursos, también a nivel de infraestructuras, “pues los edificios están muy dejados. Todo lo que trasciende es negativo, que si el PAI no funciona, que si el British peligra, que si faltan medios. La educación pública necesita un impulso, un respaldo real”. “Hay que dar a conocer las buenas praxis de los centros públicos, todos de mucha calidad, de hecho cualquiera de los programas que se acometen funciona, pero siempre a costa del profesorado. El desgaste producto del tipo de alumnado y de la saturación de las aulas es enorme. Promocionar la educación pública es cuestión de todos. Antes pedíamos socorro, ahora auxilio”, añadió.

La directora explicó las líneas maestras del proyecto pedagógico de Elvira España centrado en el seguimiento del programa British y, dada la heterogeneidad de los estudiantes, de 17 nacionalidades diferentes, en la atención a la diversidad a través de un plan específico. Sobre este modelo, vigente desde 2006, dijo que, amén de una salida para detener el “descenso continuo de matriculaciones”, supuso una apuesta por la “atención individualizada tanto por arriba como por abajo, porque los alumnos de altas capacidades también necesitan apoyo”.

Por último, hizo referencia a los datos de la prematriculación en Tudela, donde los dos centros concertados han agotado sus plazas (191), mientras que entre los cuatro públicos sólo han cubierto 163. “Esto exige una reflexión, más aún si reparamos en el perfil del alumnado de uno y otro modelo”, señaló Pérez, que solicitó a los parlamentarios un “esfuerzo en aras a alcanzar un consenso en torno a un Plan Estratégico Educativo bien dimensionado en cuanto a recursos, de modo que no se genere rechazo ni se alimente la espantada. Hay que lanzar a la sociedad un mensaje de tranquilidad y seguridad, dejar claro que las escuelas públicas funcionan”. - J.A. Martínez