Luis Enrique se desintoxica

Por Tomás de la Ossa - Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Dice Luis Enrique que se va porque no quiere ser el más rico del cementerio, porque la tensión y el desgaste del puesto de entrenador del Barça acaba con la salud del más sano y -esto lo añadimos nosotros- porque en ningún sitio se está peor que en un gran club cuando los resultados están por debajo de las expectativas. Hay trabajos -por fortuna, casi todos- que son carreras de fondo con esprints de vez en cuando, y trabajos que son esprints perpetuos, sin tiempo para disfrutar los éxitos ni recuperarse de los sobreesfuerzos. Pero algo tiene el de técnico de fútbol que engancha. La droga dura de su duro trabajo les mina la salud con úlceras, alopecia, insomnio o crisis de ansiedad, pero son incapaces de dejar de consumirla, de retirarse y disfrutar de sus millones y sus familias. Se irá Luis Enrique a desintoxicarse, pero ya podemos vaticinar que se aburrirá un año (si aguanta tanto) y que lo veremos de vuelta en otro club, a por más dosis.