La charla

Pon el modo ‘disfrutar’

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Galería Noticia

Ni dos días lleva la mamá con su recién nacido en brazos, todavía en el hospital, y ya tiene el típico regalito. Calzoncillitos del Barça, el pijamita del Real Madrid o la hucha con el escudo de Osasuna, qué colgaos estamos. No ha cumplido ni dos años y ya tiene dos balones de reglamento, tres de plástico y alguno de espuma para no romper las gafas de la abuela como hizo su hermano. Para los 5 años lo queremos apuntar al equipo del barrio y a los 6 ya juega partidos. Madre mía, y aún le vale el pijama del Madrid. Los niños y niñas de hoy en día se meten al fútbol antes que a la incubadora.

Sus ligas empiezan muy tempranas aunque se intenta adaptar el fútbol a las necesidades de su edad. Les ponemos el traje, una piedra que parece un balón y a competir. La teoría es clara: si te tomas esto para disfrutar, lo harás, tanto tú como tu hijo o hija. Si te tomas esto para ganar títulos, entrevistas y dinerito, has perdido el norte. Y el sur también.

Ver un partido de fútbol 8 con el modo disfrutar es una maravilla, lo tiene todo. Cada segundo pasa una cosa mejor que la anterior. La cercanía de sus porterías hace que el juego sea ofensivo, que todos ataquen y defiendan, y que los goles y las paradas abunden.

Los ojeadores y los padres con un toque de fanáticos creen que esos muchachos que dominan el fútbol 8 están para comerse el mundo. Y nada más lejos de la realidad. El camino del futbolista ni siquiera ha empezado.

Con 12 añitos se le da la vuelta al campo y lo que era una caja de cerillas se convierte en un desierto para muchos de ellos. La facilidad para conseguir el objetivo del gol se reduce y el fútbol se convierte en un juego totalmente distinto. Es cierto que Andrés Iniesta y alguno más jugaban como los ángeles a fútbol 8 y su recorrido ha sido largo. Pero también es muy cierto que muchas estrellitas del fútbol pequeñín se han apagado antes de juveniles. Por el bien del niño pon el modo disfrutary déjate de pijamitas.

El autor es técnico deportivo superior