Espido Freire, Premio Azorín de novela por ‘Llamadme Alejandra’

La escritora bilbaína plantea un relato basado en la vida de Alejandra Románova, la última zarina del Imperio Ruso

Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

La escritora vasca Espido Freire, con el Premio Azorín.

La escritora vasca Espido Freire, con el Premio Azorín. (Foto: Morell (Efe) )

Galería Noticia

La escritora vasca Espido Freire, con el Premio Azorín.

alicante- La escritora bilbaína Espido Freire ha resultado ganadora del XXIV Premio Azorín de Novela 2017 con Llamadme Alejandra, según se dio a conocer ayer por la tarde en una gala celebrada en el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA). El galardón que entregan la administración provincial y la editorial Planeta está dotado con 45.000 euros.

Freire se presentó bajo el seudónimo de Dolores Fernández de Seoane con la obra cuyo título provisional era Mi nombre era Alix-La última Zarina. Según detalló la propia Freire, escribir la novela le ha supuesto “un camino muy largo” que “acaba hoy” y que comenzó “con una idea, una obsesión” y aunque pensó en un primer momento en que fuera “un ensayo” o “una biografía” ha terminado siendo una novela. Además, se mostró satisfecha de que se vincule al 50º aniversario del fallecimiento del “maestro Azorín” y a la provincia de Alicante, donde según dijo ha sido “bien tratata” y “feliz”. La escritora vasca explicó que su novela habla de la última zarina rusa, Alejandra Románova, de la que dijo que fue una madre “amantísima”, y que lo tuvo “todo para ser feliz”: fue “rica”, tuvo una “apasionada” relación con su marido y aún así “no fue feliz” porque estuvo “luchando constantemente contra la muerte y la enfermedad”, fue “odiada” en Rusia que la consideraban una “espía” y que se empeñó en salvar a su hijo pequeño. “Ahora es santa, pero era importante ponerle voz”, continuó, porque “encerrada en su salita malva trataba de enfrentarse al mundo, en cierta medida es lo que está haciendo el escritor, que pretende sobrevivir a la crisis, al miedo, a la sensación de que todo va demasiado deprisa”, indicó.

“Mi alegría hoy supone la decepción de otros, la tristeza de compañeros que han presentado sus novelas. He perdido premios, sé qué es dolor y el fracaso, pero quiero aprender de este premio Azorín 2017”, zanjó Freire, que se sumó ayer a una listado de ganadores anteriores entre los que figuran Gonzalo Torrente Ballester, Dulce Chacón, Ángela Becerra, Almudena de Arteaga, Fernando Delgado o Reyes Calderón, en su última edición.

El fallo se dio a conocer en una gala celebrada en la sala sinfónica del Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA) y presentada por el periodista alicantino Manuel Gómez bajo el lema El Clásico, contemporáneo. La Diputación abrió el acto a la ciudadanía con entradas libres hasta completar el aforo de 1.200 personas de la sala. La gala fue amenizada por monólogos del actor Juan Echanove y de la periodista María José García y con el espectáculo de la Fura dels Baus,O fortuna - Carmina Burana. - Europa Press