Marc Ros guitarrista y cantante de sidonie

“Todos los músicos que conozco, de mi generación, con perdón, somos unos inadaptados”

La sala Tótem de Atarrabia acogerá hoy el concierto del grupo catalán, que comenzará su actuación a partir de las 23.00 horas (15 euros anticipada, 18 en taquilla)

Una entrevista de Fernando F. Garayoa - Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Marc, Jess y Áxel, es decir, la columna vertebral de Sidonie.

Marc, Jess y Áxel, es decir, la columna vertebral de Sidonie. (Foto: cedidas)

Galería Noticia

Marc, Jess y Áxel, es decir, la columna vertebral de Sidonie.

pamplona- Bajo el lema de El peor grupo del mundo, Sidonie presentará en Atarrabia su nuevo espectáculo, basado en el disco homónimo. Jess (bajo, teclados y voz), Axel (batería) y Marc (guitarra y voz) conforman la columna vertebral de una banda que ya se ha hecho con su pequeño (o gran) hueco en la historia del pop estatal.“El peor grupo del mundo es el nuevo disco de Sidonie. El octavo. Es un disco de pop que habla del pop. Es el pop dentro del pop. Es nuestra declaración de amor a todos los grupos que admiramos;un ‘Os Queremos’ en forma de disco. También es un recordatorio de lo que somos y siempre hemos sido: fans. Antes que músicos somos fans. Antes que artistas somos fans. Sidonie se formó para dar las gracias al pop. No teníamos otra intención. No nos juntamos para hacernos ricos, o para follar, o para lanzar proclamas políticas. El grupo se formó para devolverle el favor a Elvis, a Marvin, a Keith, a Alaska o a Beck”.

Con estas premisas, o más bien sobre esta declaración de intenciones formulada por el propio grupo, charlamos con Marc, la voz cantante de Sidonie

El peor grupo del mundo es una colección de canciones metamusicales, de músicos hablando de música... Esto de qué va, ¿de ego, de ganas de contar como es vuestra vida, de enseñar lo que es para vosotros la música...?

-Es un poco de todo. Siempre he utilizado eso que en inglés le llaman name-dropping, que es como soltar nombres de literatura, de cine o de música a lo largo de los todos discos de Sidonie. Supongo que es una forma de intentar hacer un juego con el oyente, en el sentido de “me gustan estas canciones o este músico, a ver qué te parecen a ti”. Lo que sucede es que en este disco lo he hecho pero a saco. Supongo que como hago las canciones en un estudio en el que tengo los vinilos y la videoteca, cuando giro la cabeza, veo la colección y siempre se me cuelan cosas. En este álbum me he centrado en el mundo del pop, supongo que porque nunca lo había visto de esta manera, ya que nos acercamos, sin querer, a los 20 años de carrera. Y eso hace que uno, sin pretender celebraciones, mire atrás y vea lo que ha hecho, lo que ha conseguido;nos acordamos de todo esto, de la música... y decidimos dedicarle este disco al pop.

Todos los grupos cuando empiezan sueñan en su primer local, se dejan los dedos en las cuerdas del bajo porque no tienen ampli, su guitarra suena a sardinas a la parrilla o te quitan el micro de los coros aunque tu estilo sea el punk porque desafinas a lo bestia... pero es que, si no se pasa por esa etapa, ¿jamás se puede sentir la música, disfrutarla, y disfrutar, como es vuestro caso, de los momentos dulces?

-Esos momentos que tú describes hacen que el grupo pop forme su carácter. Supongo que con más medios estaríamos haciendo otro tipo de música, más impersonal y con menos carácter;en esos días de local que tú rememorabas es cuando nos formamos como músicos y describimos eso que estamos haciendo ahora;de las limitaciones sacamos lo que somos hoy. Agradezco mucho esos momentos pero también hubiera agradecido tener una guitarra más bonita o un amplificador que sonara más fuerte. Pero te voy a decir una cosa, tampoco hemos cambiado mucho, grabamos con lo justo porque creo que las canciones no hay que manejarlas demasiado para que llegue tu mensaje.

En cualquier caso, la cuestión es creérselo, más allá de ser el mejor el peor, y, sobre todo, hacer uso, en aquellos años, de la arrogancia que te otorga la juventud para saber venderte.

-Reconozco que en aquella época estábamos un poco alejados de la realidad, pero eso también nos ayudó a subirnos a un escenario. Porque, ¿cómo te subes a un escenario a tocar delante de 50 personas cuando nunca lo has hecho? ¿Cuando vas a hacer una cosa que nadie te ha enseñado a hacer, que la has aprendido a hacer tu solo en tu casa o a lo sumo con tus amigos en el local? Pues hay que ser un poco loco. Y ese alejarse de la realidad, también forma tu personalidad musical. Es así. Tenemos que ser un poco inadaptados, al menos;todos los músicos que yo conozco, de mi generación, con perdón, somos unos inadaptados.

No sé si esta colección de canciones tiene moraleja pero, en líneas generales, se desprende de las canciones que quizá falta cultura musical en algunas bandas y escenas estatales, es decir, parece como si todo empezara en Coldplay, Radiohead o Franz Ferdinand, como si no hubieran existido los Rolling, Beatles, Ramones o Bowie.

-He de reconocer que antes me enervaba esto... cuando veíamos a un grupo subir a un escenario y decíamos entre nosotros: “Estos tíos se han subido a un escenario sin ver un vídeo de los Rolling Stones en su vida”. Pero ahora casi que me da igual. Yo tampoco sabía todo lo que sé de la historia del rock cuando empecé y tampoco me hacía falta. Solo con que hubiera escuchado a los Beatles y los Ramones, por poner dos ejemplos, ya tienes las armas para construir algo. Yo sé que muchos grupos de nuestra generación no comparten esas influencias, ellos tienen otras, más recientes o populares, pero ahí están, trabajando y luchando como nosotros.

Cuando escuché por primera Os queremos, que en cierto modo sigue la estela del Estáis aquí de Sierra y Canadá,de vuestro anterior álbum, me vine abajo con la primera frase: “Hace mucho, en el 93...”. Y es que ya no pasan los años volando, sino las décadas.

-Sí, porque, en realidad, la década de los noventa yo la veo aquí al lado, de hecho, ¡tuve que contar los años para saber cuando había salido el primer disco de los Suede! (en 1993). ¡Dios mío, cuánto tiempo hace! Sí, estamos contando no con años sino con décadas. Es lo que hay.

Lo curioso es que esta canción es de las más guitarreras de Sidonie en uno de sus discos más pop.

“Cuando empezamos, estábamos alejados de la realidad, pero eso nos ayudó a subirnos a un escenario”

“Si hubiéramos tenido más medios al principio, haríamos otra música, más impersonal y con menos carácter”

“Con este disco quería hacer d

-Creo que hay cosas y manías que no te puedes quitar. Siempre, en cada disco de Sidonie, hay un guiño a la psicodelia más inglesa que americana. Obviamente, si has escuchado a Keith Richards toda tu vida, o a Black Sabbath, siempre se va a notar o acaba por salir lo que has escuchado a los 17 años, hagas lo que hagas.

Hay tantos ejemplos de grupos a los que les han dicho o que se han dicho a sí mismos que son el peor grupo del mundo que no sé por cual decantarme: Beatles, Queen, o incluso aquel que le puso un cero un disco de los Rolling Stones y acabó siendo mánager de Bruce Springsteen. ¿En vuestro caso, cuál ha sido la motivación para llegar a este título?

-Con este disco tenía la idea de hacer de biógrafo del rock. Yo siempre he dicho que soy un periodista musical frustrado. Me apetecía hacer un comentario de la historia del rock, humildemente, desde mi posición como cantante y guitarrista de un grupo español. Y una frase que se repetía siempre era esa: el peor grupo del mundo. Y además teníamos una canción que se titulaba así, por lo que me pareció entrañable que fuera el título del disco y no otro del tipo Me gustan los Kinks o La primera etapa de los Beatles es más pop.Es una frase muy clásica del rock.

Si sois el peor grupo del mundo, y tomándolo con la ironía que corresponde, que es mucha, ¿en qué lugar deja esto a los seguidores de Sidonie?

-Salvando todas las distancias, me gusta pensar en el público de la época en la que irrumpe el punk, a finales de los ochenta, y ven a un grupo como los Ramones, con unos fans apasionados a pesar de ser un grupo desastrado y bastante antipático. Simplemente, tenían lo que tenían y lo daban. En mi imaginario, el peor grupo del mundo era ese tipo de banda, una formación que casi desde la casualidad está transmitiendo algo que grupos más grandes o que saben tocar mejor, no te dan.

¿Cuáles son vuestros nuevos súper poderes, a los que hacéis referencia en el álbum?

-Siguen siendo los mismos. El respeto y la admiración que nos tenemos los tres, una amistad que yo no he visto en otras bandas, y eso lo puedo asegurar. Y el hecho de que somos capaces de pasárnoslo bien en todo lo que hacemos, aunque sea lo más aburrido del mundo, como un vídeoclip o una sesión de fotos. Si podemos reírnos de esto y compartirlo, este es nuestro súper poder máximo.

No todo es un paraíso de color en este disco, los del Primavera Sound todavía estarán sacándose el puñal ayudados por Jota (Planetas)

-Es un comentario trasladado a canción, una conversación de furgoneta o camerino. Si alguna vez hemos criticado a Los Planetas o al Primavera Sound, me gusta trasladarlo a canción con todo el amor, porque todos formamos parte de la misma familia. Y, de hecho, los del Primavera Sound empezaron como nosotros en aquella Barcelona de los noventa. Para mí, con todos los respetos, más allá de si están enfadados o no, creo que habrán captado el guiño y les habrá resultado simpático. Vamos, a mí me encantaría que me citaran en una canción.

Parafraseándote el título de una de las canciones del álbum y haciendo referencia a uno de los vídeos virales de las últimas semanas, ¿no sé dibujar un perro pero sí bailar la Macarena?

-Como ha quedado demostrado, tampoco sé bailar la Macarena, ni yo ni mis compañeros de generación popera. Y sigo sin saber dibujar un perro (risas).

En la misma línea de parafrasear, ¿los coches aun no vuelan pero el autotune hace milagros...?

-Ha salido en las noticias que dentro de poco habrá coches que vuelan. Si eso sucede, significará que el futuro ya está aquí, y que también llegará el día en que la gente deje de utilizar el autotune para afinar sus maravillosas voces cuando se den cuenta de que, realmente, lo que saca la personalidad de uno son esos matices que el autotune nunca te dará.

Qué importa el futuro si el mañana ya es hoy, pero casi habéis cumplido 20 años de carretera y eso no es moco de pavo...

-Realmente, en lo único que no pienso es en el pasado. Pero, a fuerza de cumplir años, y casi llegar a los 20, nos van a obligar a acordarnos de todo esto. Llegado el momento espero que alguien nos organice una fiesta sorpresa porque nosotros no lo haremos, a no ser que sea de forma artística, con algo especial. Pero, ahora mismo, lo que nos ocupa es hacer una gira y los conciertos de presentación de este disco.