Un libro reúne las notas que Jorge Oteiza escribía en los márgenes

El volumen, escrito por Oskar Alegria, forma parte de la colección Punto de Vista

Ana Oliveira Lizarribar Oskar Montero - Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Gregorio Díaz Ereño y Oskar Alegria, ayer a la entrada del Museo Oteiza de Alzuza.

Gregorio Díaz Ereño y Oskar Alegria, ayer a la entrada del Museo Oteiza de Alzuza.

Galería Noticia

Gregorio Díaz Ereño y Oskar Alegria, ayer a la entrada del Museo Oteiza de Alzuza.

pamplona- Marginalia es el término general que se usa para designar las notas, glosas y comentarios hechos en el margen de un libro. Pues bien, el Festival Punto de Vista acaba de publicar la marginalia de Jorge Oteiza, es decir, aquellas notas, símbolos, dibujos y toda clase de marcas que el artista de Orio realizaba tanto en libros de otros autores, como en manuscritos propios acerca de arte, cine y otros conceptos. Oteiza al margenes el título de este volumen escrito por Oskar Alegria que viene a engrosar la colección editorial que el certamen ha ido confeccionando con el paso de los años.

Realizado a partir de los textos encontrados en las páginas de libros y documentos de la biblioteca personal de Oteiza que se conservan en la Fundación Museo de Alzuza, este libro quiere aportar algo nuevo, distinto, al cada vez más extenso corpus de publicaciones que existen en torno a distintas facetas del creador, caso, por ejemplo, del exhaustivo libro Oteiza y el cine, de Santos Zunzunegui. Editado entre Punto de Vista y el Museo Jorge Oteiza en colaboración del Gobierno de Navarra y de la empresa Golem, esta publicación ha sido diseñada por Santos Bregaña, que la ha envuelto en el mismo rojo intenso que el de las bufandas que solía portar el artista. “Es como una llamarada, un aldabonazo que casi revive su presencia”, señala el director del museo, Gregorio Díaz Ereño, satisfecho con el “minucioso” trabajo que ha realizado Oskar Alegria, que contribuye a “mantener vivo” el pensamiento de Oteiza no solo entre los especialistas, sino entre el público en general, ya que, a su juicio, se trata de un volumen “muy ameno y de fácil lectura de principio a fin”. “Al igual que él anotaba y marcaba los libros, ahora los lectores podemos hacer lo mismo con este trabajo y convertirlo en un laboratorio de ideas”, añade.

un sueño cumplidoPara el director del Punto de Vista, este es “un sueño cumplido”. “Hace cuatro años, cuando entré en la dirección del festival, lo primero que hice fue venir a Alzuza porque pensaba que aun quedaba un Oteiza oculto en alguna parte”. Y resultó que el artista también estaba “escondido en sus libros”. En ese sentido, la labor de Alegria ha sido casi detectivesca para encontrar las anotaciones más interesantes, curiosas y peculiares que a veces se entienden y otras no tanto. De hecho, una de las marcas más repetidas del escultor es el interrogante. “Este es un libro sin conclusiones, se trataba de llegar a las preguntas de Oteiza más que de ofrecer respuestas”, dice el autor, que de entre los apuntes de los muchísimos libros que poseía el creador ha elegido aquellos que le han permitido trazar un relato, el de un hombre que “leía con los ojos, pero también con las manos”. Siempre con un lápiz o con un bolígrafo para plasmar sus impresiones sobre lo que tenía delante. El gran valor de estas notas en los márgenes -a veces envolviendo toda la página, otras un dibujo- es que reflejan “ideas recién nacidas, muy frescas, hechas a vuelapluma”. Y nos hablan de las inquietudes y obsesiones de Oteiza en distintas épocas. No en vano, hay libros a los que regresa varias veces, como Un golpe de dados, de Mallarmé, que apunta hasta en tres ocasiones diferentes. En el compendio de Punto de Vista aparecen los textos del artista en títulos como Así habló Zaratustra, de Friedrich Nietzsche;en las Obras completas de San Ignacio de Loyola;en Max Bill, de Tomás Maldonado;en El Modulor, de Le Corbusier;en Méliés, de Carlos Fernández, o en Psicología del cine, de André Malraux, entre otros. También hay textos de Borges, como uno que el argentino dedica al tiempo y que Oteiza rebate vehementemente con su defensa del concepto espacio. “Otras veces solo plantea apuntes rotos que el público puede completar”, indica Alegria, para quien este es “un libro de libros”.

En este estudio se puede ver, asimismo, cómo la letra de Oteiza va cambiando con los años, o cómo a veces solo realiza una marca, a menudo un cromlech, o un dibujo sobre lo que las palabras en cuestión le han inspirado y que, en ocasiones, dan lugar a piezas escultóricas. Y resulta curioso ver cómo realiza las anotaciones, a veces en el límite del papel, “como un funambulista al que le gusta estar en equilibrio, al margen”.

en corto

Un museo puntero en digitalización de documentos. Tal y como indicó ayer Gregorio Díaz Ereño, el Museo Oteiza es uno de los cuatro centros de arte del Estado incluidos en una selección de 200 museos del mundo que llevan a cabo buenas prácticas en la digitalización de documentos.

Participación de Golem . Tal y como explicó ayer Otilio García, responsable de la empresa Golem, esta ha aportado financiación para publicar Oteiza al margen.

Últimas Noticias Multimedia