Jugar con los sentimientos de los no fallecidos

Aintzane Arteaga Olleta y 9 personas trabajadores del Tanatorio del Hospital de Navarra - Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El pasado día 15 de febrero llegó a la oficina del Tanatorio del Hospital una notificación de Dirección Económica y SSGG del Complejo Hospitalario de Navarra, comunicando que desaparece el servicio de Tanatorio y Velatorio sin motivo justificado y sin posibilidad de negociación ninguna por parte de los representantes de las asociaciones con el hospital.

¿Qué desaparece?:

-La atención y el consuelo a las familias en el momento en que pierden un ser querido, tanto en planta como en casos judiciales (accidentes, muertes en extrañas circunstancias, etcétera). Es decir, la información y coordinación del traslado del fallecido a las funerarias de toda Navarra que las familias elijan y resolución de todo tipo de dudas y problemas.

-El servicio social gratuito Velatorio que existe a día de hoy y que se gestiona desde el Tanatorio del Hospital dejaría de funcionar y personas en situación más desfavorecidas o que lo necesiten se privarían de este opción.

-Orientación a familiares de donantes.

-Gestión de certificados de defunción y otros informes necesarios en determinados momentos.

Trabajamos para el 80% de los tanatorios y velatorios de Navarra, que realizan el 97% de los servicios de personas fallecidas en el Hospital de Navarra, a través de dos asociaciones, aunque si la familia elige una funeraria no asociada, se le informa y ayuda de igual manera.

Lo que más nos duele es la manera en que se suprime tajantemente este servicio. Si dirección quiere mejorar o concretar puntos, que se siente con nuestros representantes y lo hagan. Al hospital no le supone coste alguno nuestra existencia y a su vez se pagan los gastos de mantenimiento que se generan, siendo el servicio gratuito.

Después de 15 días críticos, se nos comunica una “prórroga” para alargar la agonía hasta el próximo día 13 de marzo. Se han dado cuenta que ni tan siquiera han creado un protocolo de actuación.

Nos echan a diez familias a la calle. Queremos que se sepa la verdad. Perdón por adelantado a todas las familias que van a padecer las consecuencias de esta inmadura decisión.

Gracias a todo el personal que conoce, apoya y ha apoyado nuestra labor. Pretendíais que este trabajo se extendiera también a Virgen del Camino y no va a poder ser.