Editorial de diario de noticias

El año empieza bien para el empleo

Los buenos datos de la reducción del paro en febrero en Navarra, con 522 parados menos y 1.672 nuevas afiliaciones a la Seguridad Social, confirman la tendencia positiva de los últimos meses y dejan en evidencia el catastrofismo de la oposición

Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

los datos de la reducción del desempleo en Navarra son muy buenos, no sólo por la cifra de 522 parados menos y de más de 1.600 afiliados nuevos a la Seguridad Social, sino, sobre todo, porque en un mes de transición la evolución del mercado de trabajo ha obtenido el mejor resultado desde 2005. Y también porque los datos de febrero consolidan una tendencia positiva en la creación de empleo que Navarra estaba mostrando con continuidad en los últimos meses. De hecho, los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) del pasado enero situaron a Navarra de nuevo a la cabeza de las comunidades con menor desempleo, con una tasa del 10, % por delante de la CAV y La Rioja ambas con algo más del 12% y casi a la mitad de la media del Estado. Los datos del paro de febrero muestran una tendencia creciente en la creación de empleo también por encima de La Rioja y la CAV, y en el análisis interanual el desempleo se ha reducido hasta un 10%, igualmente por encima de la media del Estado. Es cierto que estos buenos datos -que son mejores aún en aquellas zonas como Sakana o la Ribera donde mayor desempleo se registraba-, no ocultan los problemas estructurales que afectan al empleo en Navarra, con una buena parte de los 40.000 parados en una situación de cualificación laboral que dificulta su reinserción en el mercado de trabajo actual pese a que es uno de los objetivos del esfuerzo presupuestario del Gobierno. Ni tampoco que las sucesivas reformas laborales han ido diseñando un mercado laboral donde la precariedad y la brecha social siguen afectando a la mayor parte de los contratos y a la calidad del trabajo. Es el empleo y el empleo de calidad la vía por la que Navarra puede revertir las consecuencias sociales de las sucesivas reformas impuestas por las políticas neoliberales del PP apoyadas por UPN. Pero sí confirman que Navarra avanza hacia una reducción de su tasa de desempleo a porcentajes próximos a la situación anterior a la crisis y que el mercado de trabajo ofrece síntomas razonablemente dinámicos. Es cierto que queda, como reconoció ayer el vicepresidente Laparra, aún mucho por hacer, pero la buena imagen que ofrecen los datos del paro, junto al buen resultado del crecimiento del PIB en 2016 -un 2,7%-, y las mejores perspectivas para 2017, dejan de nuevo en evidencia el discurso falso y destructivo de UPN, PP y PSN que también en el ámbito del empleo auguraban una ruina y catástrofe que están muy lejos de ser reales. Que Navarra vaya bien debiera ser un objetivo común de la política y la sociedad.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »