Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El pacto de PP y Cs se agrieta

Rivera da por roto el acuerdo en Murcia pero no confirma la presentación de la moción de censura
Abre el diálogo con el PSOE
El juez decide el lunes si Sánchez sigue imputado
La oposición se ofrece a facilitar el cambio

Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Pedro Antonio Sánchez (i), durante su reunión con el de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez.

Pedro Antonio Sánchez (i), durante su reunión con el de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Pedro Antonio Sánchez (i), durante su reunión con el de Ciudadanos en Murcia, Miguel Sánchez.

“¿Qué sabrá Sánchez de la financiación del PP para que nadie se atreva a decirle que se vaya” “Cs se echa en brazos de Podemos y PSOE por un asunto en el que nadie ha metido la mano” “La única opción para cambiar el Gobierno de Sánchez es la moción de censura”

pamplona- Ciudadanos retiró ayer su apoyo al PP para gobernar la Región de Murcia y anunció el inicio de conversaciones con el PSOE ante la negativa del presidente, Pedro Antonio Sánchez, de dimitir por su imputación en el caso Auditorio de presunta corrupción urbanística. Tras la reunión de una hora celebrada ayer por la mañana en Cartagena entre el presidente y el secretario general de Cs en la región, Miguel Sánchez, éste anunció la ruptura del acuerdo de investidura firmado hace algo más de un año y medio, y lamentó que el presidente se haya “enrocado” en su postura.

“Murcia no se puede permitir un presidente imputado”, opinó el secretario general de Cs, Miguel Sánchez, quien acusó al presidente de haber roto el pacto, de “engañar a los murcianos” y condicionar “la gobernabilidad y estabilidad” autonómica al “atornillarse al sillón” poniendo sus intereses por encima de los de la comunidad. Insistió en que el caso Auditorio, por el que Sánchez declarará el lunes por los presuntos delitos de prevaricación, malversación, falsedad y fraude, “no juzga un asunto de irregularidades administrativas, sino delitos gravísimos tipificados en el Código Penal”.

El líder de Ciudadanos informó de que ayer mismo “abriría vías de negociación” con los socialistas para “buscar soluciones conjuntas a esta crisis”, aunque no anticipó si entre esas soluciones está la moción de censura, la convocatoria de elecciones anticipadas o la entrada de su partido en un nuevo gobierno.

Tras la rueda de prensa de Miguel Sánchez, la consejera portavoz, Noelia Arroyo, compareció para asegurar que el pacto de investidura y gobernabilidad “se está cumpliendo” pese a que Sáchez prometió dimitir si resultaba imputado, como acordó con Cs, y que el partido de Albert Rivera tendrá que explicar “por qué lo que vale en otros territorios no vale en la Región de Murcia”, ya que en Andalucía no se ha exigido la dimisión de consejeros imputados o del alcalde de Granada.

líneas rojasArroyo, retó a Ciudadados a decir “si antepone que la región siga avanzando, como hasta ahora, gracias al pacto o si se echa en brazos del PSOE y Podemos, y contribuye a la estrategia de alarmar y generar ruido”. En el Congreso de los Diputados, añadió, Ciudadanos ha impulsado una reforma legal que pone la línea roja en la apertura de juicio oral para exigir la dimisión de cargos imputados. No obstante, no aclaró si el presidente se plantea adelantar las elecciones ante una posible moción de censura, y se limitó a insistir en que la prioridad ahora para Sánchez es acudir a declarar ante el TSJ para “aclararlo todo”.

La dirección nacional del PP sigue respaldando al presidente murciano y confían en que el juez retire su imputación, mientras que el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, lamentó que la dirección de los populares prefiera “proteger” a Sánchez y “romper” el pacto en esa comunidad autónoma.

El líder de los socialistas murcianos, Rafael González Tovar, aceptó la invitación de Cs para iniciar el diálogo, pues “es el momento de hacer efectivo el cambio” en la región. A juicio de Tovar, la moción de censura es “una de las opciones, pero no la única” para que el PP abandone el Ejecutivo autonómico. Cree que “no sería difícil” que hubiera un acuerdo para que el PSOE, Podemos y Ciudadanos configuren el primer Gobierno regional de estas características, puesto que puede haber un acuerdo “de mínimos”.

El portavoz de Podemos, Oscar Urralburu, no ve más opción que la moción de censura para “echar a la mafia del PP”, pero no “es momento de protagonismo ni nombres”, sino de “generosidad” para llegar a un acuerdo con el PSOE y Cs.

El Estatuto de Autonomía establece que la moción de censura deberá ser propuesta al menos por el 15% de los diputados (siete de los 45) y habrá de incluir un candidato a la Presidencia. El grupo popular lo integran 22 diputados, y la oposición en su conjunto 23 con los 13 del PSOE, los 6 de Podemos y los 4 de Cs, que serían la llave. - D.N.