Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los conejos también saltan a la Cámara foral

la cámara aprueba por unanimidad una moción que pide crear una mesa de trabajo con el sector cunícola navarro

Un reportaje de A. Irisarri - Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El debate es controvertido, y hay teorías casi para todos los gustos. Pero dicen que fueron los comerciantes fenicios, o quizá ya los romanos, quienes dieron a llamar, a un gran trozo de la Península Ibérica, Hispania. No por cualquier cosa, sino porque etimológicamente viene a significar algo así como tierra de muchos conejos. La toponimia rara vez es casual.

Han pasado varios (decenas) de siglos desde entonces, y hoy la realidad es bien distinta. El sector cunícola se está desplomando. También en Navarra, donde los criadores de conejos llevan sufriendo durante 20 años una crisis que está experimentando ahora su peor momento. Por eso ayer el Parlamento de Navarra, recogiendo las reclamaciones de los ganaderos, aprobó por unanimidad una moción para crear “de manera urgente” una mesa de trabajo que analice los problemas del sector en la Comunidad Foral. La iniciativa, planteada por el parlamentario Luis Casado (UPN), es urgente por necesidad. En los últimos años el número de explotaciones conejeras ha disminuido más de la mitad, pasando de 55 a 21 granjas con 150.000 animales. Lejos quedan los 260.000 de otras épocas.

La crisis ha convertido estas explotaciones prácticamente en deficitarias. Los beneficios apenas dan para cubrir los gastos, cuando no son directamente pozos de perder dinero. Los abonos se dispararon en 2007 y prácticamente no han bajado de precio desde entonces, a lo que hay que sumar los gastos en luz e infraestructuras, materiales, veterinario o el creciente aumento de los costes para la retirada de los animales muertos. Esto está lastrando las cuentas de los pequeños ganaderos, que además tienen que competir con la abundante oferta catalana, uno de los mayores proveedores de esta carne.

Pero, sobre todo, si el sector está pasando por un momento delicado es porque se come poco conejo. Es una realidad. Desde hace dos décadas, el consumo en los hogares ha bajado a la mitad, y en algunos casos ha desparecido de los menús. Es algo que no tiene una explicación sencilla, porque la carne de conejo es sabrosa, no tiene grasa y durante muchos años ha sido uno de los pilares de la gastronomía peninsular. Precisamente para reactivar su consumo, el Gobierno de Navarra lleva dos años convocando ayudas para el sector, y los portavoces de todas las formaciones animaron ayer a consumir más conejo para revitalizar un sector que, aunque pequeño, es muy dinámico y está peleando por su supervivencia en Navarra.