Aprobado el nuevo reglamento y la estructura de la Policía Municipal para acabar con su fractura interna

EH Bildu, Geroa Bai, PSN y Aranzadi votaron a favor de la medida, mientras que UPN e I-E se abstuvieron

Kepa García Mikel Saiz - Viernes, 3 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:08h

El alcalde Asiron e Iztiar Gómez, con Beloki y Perales detrás.

El alcalde Asiron e Iztiar Gómez, con Beloki y Perales detrás.

Galería Noticia

El alcalde Asiron e Iztiar Gómez, con Beloki y Perales detrás.

pamplona- Camino de cumplirse la mitad de la legislatura, el Ayuntamiento aprobó ayer el reglamento de organización y funcionamiento de la Policía Municipal con lo que se pretende poner en marcha un nuevo modelo basado en la cercanía y proximidad a los ciudadanos y superar la crítica situación interna que había en la plantilla. La propuesta salió adelante con los apoyos de EH Bildu, Geroa Bai, PSN y Aranzadi (16 votos), frente a la abstención de UPN e I-E (10).

Era una de las tareas más necesarias y complicadas que tenía pendiente el equipo de Gobierno, que durante estos dos años, sobre todo desde el área de Seguridad Ciudadana que dirige Aritz Romeo, ha tratado de buscar consensos y soluciones a la herencia que se encontraron en Policía Municipal.

El reglamento de organización incorpora la figura del policía comunitario en los barrios -en San Juan, San Jorge y Etxabakoitz se está llevando una prueba piloto en este sentido- y refuerza las brigadas de proximidad y prevención. Además, se crea el equipo para la sostenibilidad con policías en bicicleta, vigilancia de conductas incívicas y se recupera el grupo de Motos que UPN eliminó.

En la nueva organización quedan también recogidos, entre otras novedades, el equipo de violencia de género y gestión de la diversidad para tratar los delitos de odio y las conductas homófobas y el grupo de atención a la ciudadanía y de recursos humanos con la externalización de expedientes internos y la recepción y tratamientos de avisos, quejas y sugerencias.

En clave interna, se crea un equipo que junto a la Escuela de Seguridad y Emergencias redactará el futuro reglamento de formación;y se reimpulsa la Oficina de Atención a las Víctimas que canaliza los recursos disponibles en la materia.

No resulta extraño que UPN decidiera no apoyar la propuesta que se había venido trabajando en la ponencia creada a tal fin, pese a que la portavoz Ana Elizalde dijera que el reglamento y la estructura son muy parecidos a lo que había antes. Los cambios y el nuevo planteamiento inciden directamente en el modelo que los regionalistas aplicaron con mano de hierro, sobre todo bajo el mando del exjefe Simón Santamaría, más preocupados por la vertiente represiva del Cuerpo que en el servicio a los ciudadanos.

Eguino no apoyaMás sorprendente resultó la posición de la representante de I-E Edurne Eguino, que decidió desmarcarse de sus socios de gobierno después de que no se aceptaran 5 de las 10 enmiendas que presentó al texto consensuado en los trabajos de la ponencia. Ni el compromiso del concejal Romeo de tener en cuenta el contenido de las restantes modificaciones de cara al Plan Director que se está desarrollando -con las que dijo estar de acuerdo- sirvió para que cambiara su voto, con evidente disgusto de sus compañeros de viaje.

Sí votaron a favor los tres representantes de Aranzadi, formación que también planteó sus propias enmiendas al proyecto, aunque en este caso fueron aprobadas las cinco que presentaron. Lo apoyaron, según comentó Laura Berro, con “un sí condicionado”, poniendo de manifiesto las divisiones que el asunto les provoca, sobre todo ante el posible del aumento de la plantilla (actualmente 398 agentes), a lo que se opuso de forma radical.

La actitud mantenida por los concejales de Aranzadi y la de I-E, que no han asistido a las reuniones de trabajo de la ponencia desarrolladas en los últimos 4 meses, fue muy cuestionada por el resto de portavoces municipales. Especialmente por parte del socialista Eduardo Vall, que les acusó de haber querido boicotear el clima de consenso y de no querer a la Policía Municipal, aunque al final mantuvo su voto favorable pese a lo molesto que se le vio por lo sucedido.

También el portavoz de Geroa Bai Iñaki Cabasés lamentó la ausencia de Aranzadi e I-E en los trabajos previos, pero consideró imprescindible poner en marcha una Policía Municipal que sea de todos.

Aritz Romeo agradeció la participación de todos los grupos municipales, de la plantilla, los sindicatos y del personal del área y de la Policía Municipal en la elaboración de este reglamento, que según dijo está al margen de la luchas políticas.

La portavoz de UPN, Ana Elizalde, dijo que “no se ha respetado” el trabajo de la policía, que “se llega a puntuar más el euskera que cualquier curso de capacitación” y que da la sensación de ser “un intercambio de cromos”.

los apuntes

Principio de acuerdo para mantener el orden en los debates. El alcalde comenzó la sesión informando de una reunión de los portavoces celebrada instantes antes para tratar de poner fin al clima de tensión que se respira en los debates. El acuerdo fue no interferir las intervenciones de los portavoces y ser correctos. Ayer funcionó, habrá que ver si tiene continuidad.

Faltó uno. El concejal regionalista Fernando Villanueva no estuvo presente en la sesión por motivos personales.

“Mucha policía”. Aranzadi piensa que el número de policías en Pamplona es excesivo. Para ello, Laura Berro argumentó que supera la cifra que estipula la UE, que es de 1,5 policías por cada mil habitantes, y que en Pamplona hay 2 por cada 1.000 habitantes, frente a lo que pasa en Vitoria (1,2) o San Sebastián (1,8).

7 horas de Pleno. El Pleno comenzó a las 16.30 horas y terminó pasadas las once y media de la noche.

La cifra

226

La plantilla orgánica en las escuelas infantiles para 2017 contempla 226 puestos de trabajo (22 nuevos). 29 son para personal de administración y servicios técnicos, 125 para el modelo de castellano-inglés y 72 para el modelo de euskera.