Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La mayoría se queda con la familia materna

La violencia machista deja más de 500 niños huérfanos desde el año 2004

La mayoría de estos menores queda bajo responsabilidad de la familia materna

Sábado, 4 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Miembros del Ayuntamiento de Madrid durante un acto de repulsa por el último asesinato por violencia de género.

Miembros del Ayuntamiento de Madrid durante un acto de repulsa por el último asesinato por violencia de género. (EFE)

Galería Noticia

Miembros del Ayuntamiento de Madrid durante un acto de repulsa por el último asesinato por violencia de género.

MADRID- Alrededor de cuarenta niños pierden cada año a su madre como consecuencia de la violencia machista, lo que supone desde 2004 más de 500 huérfanos, que sufren además el “doble estigma” de haber quedado abandonados a su suerte por parte de los poderes públicos. Esto denuncia la Fundación Mujeres y el Fondo de Becas Fiscal Soledad Cazorla en el I Informe anual que elaboran sobre “la realidad oculta” de los menores huérfanos de la violencia de género y que llevarán el próximo lunes al Congreso.

Desde 2013, 250 personas han sufrido la pérdida violenta de su madre por parte de su pareja o expareja hasta el pasado 22 de febrero, de las que 166 eran niños. A los que habría que sumar otros dos más como consecuencia de los últimos episodios de asesinatos machistas confirmados desde esa fecha.

A la falta de datos oficiales, se suma el “estigma” que padecen estos niños: la mayoría siente el “impulso de desaparecer”, por lo que “nunca se sabe qué ocurre con ellos”.

Tras el asesinato de su madre, con quien vivía la mayoría, es la familia materna la que suele asumir la responsabilidad de mantenerlos y a veces lo hacen los servicios sociales;sin embargo, es especialmente “preocupante” cuando se encargan los allegados del padre porque, además de ser “mucho más difíciles de localizar”, en ocasiones siguen manteniendo contacto con su progenitor.

A la falta de líneas específicas de atención y apoyo a los huérfanos y la inestabilidad y escasez de ingresos de sus familias, se suma el tiempo que tardan en resolverse los casos y en dictarse sentencia, lo que “opera en contra de la estabilidad de los menores”.

Para aliviar esta situación, proponen, entre otras medidas, que se incluya la reparación del daño a la víctima en el futuro pacto de Estado contra la Violencia Machista, que pasa por acelerar los procesos de afiliación de los menores y la creación de un protocolo en las escuelas para que “sepan qué hacer con el hijo de un asesino”.

Asimismo, han planteado deducciones por cuidado de menores a cargo del IRPF. De momento, critican que la colaboración que han recibido del Ministerio de Hacienda “es más bien poca”. - Efe