Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

UPN y LAB critican el decreto del euskera por razones contrarias

Sergio Sayas lo tacha de “imposición” y no descarta judicializar la norma
El sindicato, por su parte, lo ve
“decepcionante” por dejar el euskera como “una lengua de segunda”

Txus. Iribarren/E.P. - Sábado, 4 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

“Se carga ‘de facto’ la zonificación y apuesta por que sólo los que saben euskera trabajen en la Administración” “El borrador da por buena la zonificación de la LFV y está condicionado por los enemigos del euskera”

Sergio Sayas

Parlamentario de UPN

íñigo orella

Representante de LAB

Pamplona- El borrador de decreto del euskera de la Administración está despertando reacciones encontradas. En la últimas horas UPN -que no descarta recurrirlo en los tribunales- y LAB -que ve avances aunque “insuficientes” y no oculta su “decepción”- han realizado dos valoraciones públicas totalmente contrarias en torno a una misma norma. Así, para los regionalistas supondrá una “imposición del euskera que hará prácticamente imposible lograr un puesto en la Administración sin saber euskera” y “se carga de facto la zonificación” -en palabras de Sergio Sayas- mientras que para la central sindical el texto “no garantiza los derechos lingüísticos de los navarros ni su libertad para elegir el idioma ante la Administración”, lo que achacan a que, “condicionado por el discurso de los enemigos del euskera”, se “da por buena la zonificación” prevista en la Ley del Vascuence. Como es sabido, el Gobierno foral presentó recientemente un borrador de decreto del euskera en la Administración que busca actualizar la reglamentación de Ley Foral del Vascuence de 1986 que en sus últimas legislaturas hicieron los gobiernos de Sanz y Barcina en un interpretación, para el Ejecutivo y los cuatro partidos que lo apoyan, “restrictiva” de la ley. El texto ha comenzado a ser objeto de debate en un triple nivel: el social, a través de los sistemas de participación del gobierno abierto;el sindical (en el seno de la Mesa General de Función Pública donde los sindicatos han hechos sus primeras aportaciones);y el político, donde los partidos han empezado a posicionarse. El PPN ya lo cuestionó frontalmente y ayer fue el turno de UPN (principal partido de la oposición) que organizó una rueda de prensa justo unas horas después de que LAB, primer sindicato en la Administración Pública, reiterara su posicionamiento crítico con el texto en el que reconoce algunos avances pero que considera viciado de origen por su respeto a la Ley Foral del Vascuence. Precisamente la interpretación de UPN en esta cuestión clave (como en sus efectos prácticos en materia de acceso a los puestos de trabajo de la Administración) es justamente antagónica cuando ambos agentes parten del mismo articulado y de las mismas tablas de porcentajes y datos a la hora de valorar los puestos , méritos, etc.. Así en la zona vascófona el euskera pasaría de pesar del 6-10% al 11-23%;en la mixta, del 3-6% al 7-14%;y en la no vascófona de 0 a 7% en el caso de concurso oposición y algo menor para traslados.

El borrador de la norma sí que incluye ese reforzamiento en el peso del euskera como mérito para los diferentes procedimientos de provisión y concurso de traslados (con una graduación por zonas) así como la previsión de tender hacia circuitos bilingües partiendo de los actuales funcionarios capacitados y de fijar plazas con el euskera como requisito en determinados puestos de atención al público o servicios centrales (aquellos que se dirigen a la población general al margen de su ubicación en una zona) aunque este cambio se queda lejos tanto de una Administración con un “servicio bilingüe” que reivindica LAB como de una estructura de funcionariado en el que “impide a la gran mayoría de navarros el acceso a trabajar en la Administración”, en opinión de UPN. Sergio Sayas expuso unos cálculos según los cuales la puntuación del euskera sería superior, según zonas y puestos, a otros conceptos como la “experiencia” o tener “un máster” aunque no comentó el hecho de que en gran parte de Navarra, con la actual regulación, saber inglés, alemán o francés cuenta más que dominar la otra lengua propia. El parlamentario no aportó un cálculo global de lo que supondrían estos cambios en términos de oposiciones o concursos de traslados, aunque en la simulación dada por la Administración a los sindicatos se hablaba, en el caso del último concurso de traslados de la Administración Núcleo , de cambios que hubieran afectado a entre 11 y 25 puestos de un total de 66;y de entre 7 y 19 personas en una lista de 149 en el último concurso oposición de Osasunbidea. El parlamentario de UPN también aseguró que el borrador del decreto “no responde a la realidad sociolingüística” de Navarra. Tampoco manejó, según EP, datos concretos pero en esto puede tener razón ya que según la última encuesta el nº de euskaldunes es un 12,9%. Si se siguiera ese criterio genérico de equiparar puestos=euskaldunes la Administración debería prever ya casi 3.000 puestos bilingües... Hoy sólo 148 de los 23.000 no educativos lo son y el decreto foral plantea un camino más progresivo y basado en necesidades departamento a departamento y puesto a puesto, no a estadísticas.