También las mujeres hicieron la guerra

La doctora en Historia Gemma Piérola ofrece el lunes en Berriozar una charla sobre la Guerra Civil y el franquismo desde la perspectiva de género

Mikel Bernués Javier Bergasa - Sábado, 4 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Gemma Piérola, en la primera planta del ayuntamiento de Berriozar, localidad en la que ofrecerá el lunes la charla.

Gemma Piérola, en la primera planta del ayuntamiento de Berriozar, localidad en la que ofrecerá el lunes la charla. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Gemma Piérola, en la primera planta del ayuntamiento de Berriozar, localidad en la que ofrecerá el lunes la charla.

“Las mujeres tuvieron un lugar preeminente durante la guerra y en la inmediata posguerra;debe conocerse”

berriozar- Cuenta la doctora en Historia Gemma Piérola que “la Guerra Civil no finalizó en 1939 porque todavía hoy, 80 años después, no se puede hablar de ese periodo con total libertad. O al menos sin la ausencia de un sentimiento de miedo”. Un conflicto abierto, dice, que “terminará cuando pueda hablarse de sus causas, protagonistas y víctimas sin que ninguna de ellas tenga que bajar la voz para contar su historia personal. El silencio impuesto por y durante la dictadura y la transición posterior, ha sido una condena tal, que todavía hoy la historiografía de este periodo, se encuentra con vacíos importantes”, lamenta.

Para ir rellenando poco a poco esos huecos pendientes, Piérola presenta el lunes en la biblioteca de Berriozar (19.00 horas) la charla También las mujeres hicieron la guerra, organizada por responsables de la propia biblioteca y enmarcada en la campaña ¿Dices o haces? con motivo del 8 de marzo. Porque si hay un olvido impuesto sobre la guerra y el franquismo, la perspectiva de género en este período todavía está más enterrada. “¿Dónde estuvieron las mujeres de uno y otro bando durante la contienda bélica? ¿A qué se dedicaron? ¿En torno a qué estereotipos de mujer se organizaron?”, se pregunta Piérola.

“La HISTORIA en mayúsculas de la guerra civil no es tal sin el reconocimiento al trabajo activo de las mujeres en la retaguardia, donde también se hizo la guerra”, responde automáticamente. “Es un tema del que se habla poco y se escribe e investiga también poco;de ahí que sea una materia desconocida, pero no por ello menos interesante”. Desde luego para ella sí lo es. No en vano su tesis se tituló Mujer e ideología en la dictadura franquista(matrícula cum laude) y es experta en historia de la mujer durante la posguerra.

objetivo de la charlaPiérola destaca que “las mujeres tuvieron un lugar preeminente durante la guerra y también en la inmediata posguerra;esto debe conocerse y es lo que vamos a hacer en esta charla: colocar a las mujeres en el espacio que ocuparon durante la guerra civil y en el lugar que ocupan en la historia”, argumenta.

Por eso el título arranca con un también. Es necesario remarcarlo. “Hay que partir de la afirmación de que las mujeres han sido durante mucho tiempo las grandes olvidadas de la Historia en general y de la guerra civil en particular”. Piérola cita La Mujer en la Guerra Civily Desde la noche y la niebla (mujeres en las cárceles franquistas) como los primeros relatos con esta temática, de finales de los 70.

“En ambos libros se testimonia la presencia activa de las mujeres en distintos lugares del frente y de la retaguardia, mujeres mitineras, milicianas, mujeres organizadas en asociaciones y sindicatos, en fábricas, talleres, hospitales… Mujeres que lucharon por la libertad de los hombres y por la suya propia y que por ello en algunos casos fueron represaliadas durante la posguerra y dictadura. Mujeres que desde distintas posiciones no pararon de luchar para vivir, sobrevivir o malvivir”, expone.

“Sobre todo, la presencia femenina se impuso en una retaguardia donde la vida cotidiana continuaba a pesar de la guerra y de la ausencia de la población masculina. Una cotidianidad marcada por la muerte, la prisión o el exilio para unas y por la miseria general para la gran mayoría”, añade.

“Sobrevivir en tiempo de precariedad originó huelgas como la de 1951 de Pamplona en la que la subida del precio de los huevos y del pan desencadenó una movilización de mujeres que no pueden permitir este abuso de poder cuando lo que estaba en juego era el sustento familiar”, expone Piérola como ejemplo de la lucha activa de las mujeres. También cita las actividades de contrabando y estraperlo “protagonizadas habitualmente por mujeres como medio de supervivencia ante la escasez” o las “redes de apoyo a presos y familiares de presos, las madrinas de guerra o las enfermeras en los hospitales de guerra”. Las “defensoras de la República y sublevadas, fueron las verdaderas heroínas de la retaguardia”, dice.

piedras en el caminoPiérola, como todos los que investigan esta etapa de la Historia, quiere destacar “el tema candente” que supone la dificultad para acceder a archivos. “La consulta de algunas fuentes primordiales continúa siendo imposible. Lo curioso de todo esto es que se trata de fuentes que la ley permite ver, pero que en Navarra continúan siendo vetadas. Por no hablar de la documentación desaparecida...”, se queja. Estas piedras en el camino hacen muchas veces de su labor “una aventura” que el lunes contará a los vecinos de Berriozar.