Canasa no recibirá los 9,3 millones de préstamo en 2017

El Gobierno cree que este año la gestora del Canal no necesita esta aportación del crédito de usos expectantes

Domingo, 5 de Marzo de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Canasa, la gestora del Canal participada en un 60% por el Estado y en un 40% por el Gobierno foral, no recibirá en un principio este año los 9,35 millones previstos del préstamo de usos expectantes que aprobó el Ejecutivo de Barcina en 2013, porque no es necesario. El Ministerio y el Gobierno de Navarra cumplirán en 2017 con la última ampliación de capital de diez millones (seis el Estado y cuatro la Comunidad) que se unen a la misma cantidad desembolsada en 2016.

El consejo de Canasa tiene previsto mantener una reunión a finales de mes y en ese encuentro el Gobierno de Navarra planteará no inyectar la partida de 9,35 millones del préstamo de usos expectantes fijada para este ejercicio. En el caso de que no se ejecute dicha operación, ese dinero público quedará en Hacienda al estar incluido el préstamo de usos expectantes en sus presupuestos.

El Gobierno de Navarra solo quiere utilizar este crédito cuando requiera Canasa de financiación. El préstamo de usos expectantes, impulsado por el anterior Ejecutivo, asciende a 77 millones para repartir entre 2014 y 2026. Con esta medida, se pretende que Canasa afronte sus compromisos con los bancos para cumplir con la devolución del préstamo de 125 millones, que inicialmente se tenía que haber cubierto con los ingresos del canon de regadío y de boca y con los de las centrales hidroeléctricas. Hasta el momento ya se han inyectado 25,5 millones. Así, entre 2027 y 2040, la gestora del Canal debe devolver al Ejecutivo dicha cantidad con un interés del 3%.

propuesta de financiaciónEl Gobierno de Navarra ha planteado esta fórmula de financiación al Ministerio para ejecutar la segunda fase del Canal -sin incluir la zona regable y las obras de equipamiento de las parcelas-. Si por ejemplo la inversión ascendiera a 100 millones de euros, como expuso el vicepresidente Ayerdi en una comisión el 14 de febrero, el Estado tendría que inyectar 106,2 millones y el Gobierno foral 70,8 millones -con el consiguiente ahorro de 6,2 millones de los 77 iniciales-.

Este préstamo facilitaría la financiación de esta fase y aliviaría la situación económica de la gestora del Canal. Aunque todavía quedaría por determinar la fórmula para afrontar la construcción de la zona regable, después de que en la primera fase y en la ampliación se haya usado el peaje en sombra. - S.Z.E.